Home Tags Posts tagged with "planeta"

planeta

Un equipo de astrónomos ha encontrado evidencias claras de la presencia de un planeta similar a la Tierra orbitando alrededor de Próxima Centauri, una estrella que se encuentra a 4.2 años luz de la Tierra, lo que la convierte en la más cercana al Sol fuera de este sistema.

Pero uno de los hallazgos que lo hacen todavía más interesante es que, al encontrarse en una zona de habitabilidad, es decir, con condiciones de temperatura que permiten la existencia de agua, es un candidato para buscar vida.

A este mundo, que ha llevado años descubrir, se le ha denominado Próxima b. Su masa es parecida a la del nuestro, gira cada 11 días alrededor de la vecina estrella y sus resultados se dieron a conocer en la revista Nature.

Se trata de una fría enana roja, demasiado débil para observarla a simple vista, aunque vecina de un sistema estelar mucho más brillante y popular: Alfa Centauri, al que seguramente pertenece, explican los investigadores en el artículo científico.

“Dedicamos dos años a diseñar esta campaña (Pale Red Dot), que ha observado Próxima Centauri; es verdaderamente emocionante saber que hay un planeta parecido a la Tierra en torno a la estrella más cercana a nosotros”, dijo Guillem Anglada, el investigador encargado de llevar el estudio desde la Universidad Queen Mary de Londres.

2326553

¿Cómo y qué se logró?

Usando una técnica de búsqueda de exoplanetas conocida como espectroscopía Doppler o de velocidad radial, los investigadores detectaron el ligero tirón gravitatorio que el planeta ejercía sobre su estrella. Éste la obliga a dibujar una pequeña órbita y se traduce en oscilaciones en su luz, que los científicos pudieron medir.

Durante el primer semestre del 2016, Próxima Centauri ha sido observada regularmente con el espectrógrafo HARPS del telescopio de 3.6 metros que tiene el Observatorio Europeo Austral (ESO) en La Silla (Chile), y monitorizada simultáneamente con otros telescopios de todo el mundo. Los datos se han comparado con los que registró el instrumento UVES, también de ESO, en años anteriores.

Pero ¿cómo se busca 
la vida en otros mundos?

Cristina Rodríguez López, investigadora del IAA y coautora del trabajo, ha explicado que lo primero para ver si un planeta tiene vida, como la conocemos, es la presencia de agua a través del vapor de agua en su atmósfera.

Luego, para ver si tiene atmósfera, un primer paso es comprobar que el planeta transite o eclipse su estrella; si esto es así, “analizamos con un espectrógrafo la luz de la estrella mientras el planeta la eclipsa y la composición de su atmósfera”, comentó la investigadora.

 

Fuente: eleconomista.com.mx

Hasta ahora existen tres tipos de celdas solares: las de primera, segunda y tercera generación. Esta última, a diferencia de las tradicionales, no utiliza silicio monocristalino y policristalino, o arseniuro de galio, sino dióxido de titanio con colorantes sensibles a la radiación solar.

Las celdas solares de tercera generación imitan el proceso de fotosinteis de las plantas y aprovechan mejor la radiación solar. El Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar (Cemie-Sol) junto a un grupo de investigadores de diferentes instituciones del país inició el desarrollo de celdas solares de tercera generación que imitan el proceso de la fotosíntesis para la obtención de energía eléctrica.Las celdas solares son dispositivos que convierten la luz del sol en energía eléctrica por medio de uniones de materiales semiconductores, a través de las cuales se genera una corriente eléctrica.

Las celdas solares de tercera generación a diferencia de las tradicionales, no utilizan silicio monocristalino y policristalino, o arseniuro de galio, sino dióxido de titanio con colorantes sensibles a la radiación solar. Antonio Jiménez  uno de los investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto, recordó que la clorofila en las plantas es la encargada de absorber la luz del sol para que la fotosíntesis pueda llevarse a cabo, un proceso que culmina con la transformación de la energía luminosa en energía química.

Antonio Esteban Jiménez González, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto.

Antonio Esteban Jiménez González, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto.

El especialista en Física del Estado Sólido agregó que en la clorofila de una planta se realizan reacciones fotoquímicas para formar la molécula de la glucosa (el alimento de las plantas).“Cuando las plantas absorben la radiación solar se generan transiciones electrónicas del estado base de la molécula hacia estados de mayor energía (estados excitados), a partir de los cuales los electrones se transportan hacia la superficie y, posteriormente, hacia los electrodos de la celda donde son colectados. Los lugares vacantes (huecos) en la molécula excitada se comportan como cargas positivas. Después extraemos la carga eléctrica que generó el colorante. En una celda solar se aprovecha la generación tanto de cargas negativas como positivas. Aprendemos de la naturaleza que los colorantes en una planta absorben la radiación solar y que después la transforman en energía química. En una célula solar se absorbe la radiación y se transforma en energía eléctrica”, indicó. Así, emulando el proceso de la fotosíntesis, los investigadores utilizan nanopartículas del semiconductor de dióxido de titanio (TiO2) que al ser teñidas con colorantes naturales o artificiales, estos absorben la luz y generan un electrón en el estado excitado de la molécula, el cual migra hacia los niveles de conducción del semiconductor.

El proyecto con duración a cuatro años se encuentra en la fase final de la segunda etapa, cuyas actividades están abocadas a analizar las propiedades cristalinas, ópticas y cuánticas de los componentes de la celda solar sensibilizada, así como estudiar la correlación entre la radiación solar y el transporte de carga eléctrica. De acuerdo con el especialista, se espera que estas células solares alcancen 10 por ciento de eficiencia a nivel laboratorio.

“Los avances que tenemos son muy prometedores. No dudo que podamos cumplir nuestras metas al final de cuatro años. Cada vez hay nuevos conocimientos, nuevos materiales, y día a día se innova en tecnologías de tercera generación”, señaló.celdas-solares-3ra-generacion

A decir del doctor Jiménez González, los avances en el desarrollo de celdas solares de primera y segunda generación con más de cuarenta años de investigación son apenas de 21 (material semiconductor compuesto de cobre, indio, galio, selenio y telururo de cadmio) y 25 por ciento (silicio cristalino) aproximadamente, a nivel laboratorio.

En este contexto, las tecnologías de tercera generación han comenzado a crecer de manera importante en tan poco tiempo, pues constantemente se generan nuevas metodologías, nuevos materiales y nuevas alternativas para su desarrollo.

Jiménez González destacó la importancia de generar recursos humanos especializados en el desarrollo de celdas solares, situación que permitirá crear más proyectos de investigación y tecnológicos para el sector de las energías limpias del país.

Además del IER, el proyecto involucra la participación de investigadores de seis instituciones: el Centro de investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), la Escuela Nacional de Estudios Superiores de la UNAM, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y la Universidad de Sonora (Unison).

 

Los meteorólogos estiman que sin duda el 2015 es el año más caluroso registrado hasta el momento.

WASHINGTON — Las noticias sobre nuevos récords de calor en la Tierra suenan desafortunadamente como un disco rayado.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) anunció el jueves que tanto el mes de agosto como este verano boreal pasado y los primeros ocho meses de 2015 rompieron marcas mundiales de calor.

Se trata de la quinta temporada de calor consecutiva y el cuarto mes seguido que imponen récords. Los meteorólogos creen que es casi seguro que 2015 eclipse al 2014 como el año más caliente registrado. Este año, seis de ocho meses han impuesto marcas en calor, siendo abril y enero los únicos meses en no hacerlo.

Desde 2000, la Tierra ha establecido récords mensuales de calor 30 veces y récords de calor en una estación en 11 ocasiones. La última vez que se batió un récord mensual para el frío fue en 1916. Los registros datan de 1880.

“Para los científicos, estos son sólo algunos puntos de datos más en una creciente lista extensa de récords superados debidos a las altas temperaturas”, dijo la científica climática Katharine Hayhoe, de Texas Tech, por correo electrónico. “Pero como individuos, esto supone otro recordatorio del impacto que tiene hoy en nuestro planeta un experimento sin precedentes que emprendimos sin saberlo, un experimento que comenzó con la Revolución Industrial”.

Los científicos atribuyen las últimas cifras a una combinación de cambio climático causado por el hombre y el fenómeno natural de El Niño, que calienta el área ecuatorial del océano Pacífico y afecta al clima en todo el planeta.

El costo de producción de la energía solar ha disminuido drásticamente en las últimas décadas, haciéndolas cada vez más competitivas  y a veces incluso venciendo la energía procedente de los combustibles fósiles.

Se espera que esta tendencia se acelere a medida que las mejoras en la eficiencia y las nuevas tecnologías están en el mercado. Gracias a las celdas solares impresas producidas de forma muy barata, 1.300 millones de personas actualmente sin electricidad podrían acceder a ella.

Éstas células solares son tan finas como el papel y sólo requieren de una impresora industrial para su fabricación, además son baratas de fabricar. A diferencia de los paneles solares tradicionales, las células solares impresas son flexibles, lo que facilita su transporte a cualquier lugar.

Células-solares-impresas-en-papel

 

Las células solares impresas se han desarrollado rápidamente, pasando de una eficiencia del 3 % a un 20 % en tan sólo unos años. Su éxito se debe a su relación coste-eficacia-sencillez.

Sin embargo, la producción en masa y su posterior distribución no está exenta de obstáculos. Una impresora industrial requiere una inversión de capital inicial para empezar a producir. Los paneles solares impresos pueden ser sensibles a la humedad y pueden dar lugar a contaminación por plomo en caso de rotura.

Empresas como Kyung-In están testando nuevos recubrimientos para estas células y así poder solucionar estos problemas.

A pesar de los desafíos, las células solares impresas pueden ser una herramienta poderosa para combatir la pobreza y representan un paso importante hacia una economía de energía renovable al 100 %, sobre todo para las comunidades mas pobres del planeta.

2 650

Varios expertos han advertido en el Congreso Científico Internacional sobre Cambio Climático de Copenhague que estudios recientes apuntan a que el nivel del mar podría subir hasta un metro para 2100, el doble de lo estimado en el último informe mundial de la ONU.

La causa principal radica en que los glaciares, así como las masas de hielo de Groenlandia y la Antártida, se están derritiendo a mayor ritmo del esperado, además de que los océanos continúan calentándose y expandiéndose.

Las observaciones por satélite y terrestres más recientes muestran que el nivel del mar siguesubiendo 3 milímetros al año, una cifra bien por encima de la media del siglo XX.

Los científicos advirtieron de que si no se reducen las emisiones de gases invernadero de forma rápida y substancial, la crecida del nivel del mar afectará, aún en el mejor de los casos, al 10 por ciento de la población mundial.

Un estudio científico publicado en la revista Science da cuenta de un derretimiento progresivo de los grandes glaciares ubicados en el oeste antártico, lo que redundaría en su inevitable desaparición y el aumento del nivel de los océanos. El movimiento se acelera con el calentamiento global.

El estudio observa una aceleración en el derretimiento de los grandes glaciares del oeste antártico y su inexorable desaparición final a partir de los próximos 200 años.

Este fenómeno, alentado por el calentamiento global, fue determinado a partir del trabajo sobre todo en el glaciar Thwaites, uno de los seis principales de la Antártida occidental, considerado esencial para el resto de las masas de hielo flotantes.

El estudio se apoya en mapas topográficos y la utilización de un modelo informático que muestra que el derretimiento de este glaciar en el océano ya empezó.

La conclusión es que el glaciar Thwaites va camino de desaparecer en los próximos siglos, lo que se traduciría por un crecimiento del nivel de los océanos en unos 60 centímetros.

“Las simulaciones en nuestro modelo informático parecen indicar una aceleración en el futuro sin ningún mecanismo de estabilización próximo”, explica Ian Joughin, un glaciólogo en el laboratorio de física aplicada de Washington y uno de los principales autores de estos trabajos.

Gracias al éxito de las sondas y vehículos robóticos utilizados para las misiónes de exploración en Marte, la humanidad se permite volver a soñar con adentrarse en el vasto universo para conocer nuevos y extraños mundos, así como tal vez encontrar civilizaciones con las que pudieramos entablar comunicación.

Sin embargo lo que por ahora parece ser imposible, no lo es a manera de estudio y entrenamiento a manera de simulacro, probando trajes, vehículos y nuevas tecnologías en terrenos extremos y bastante hostiles que podemos encontrar en nuestro propio planeta y que como una analogía nos hacen imaginar que nos encontramos pisando suelo extraterrestre.

Así es como la NASA y otras agencias espaciales del mundo, tienen la tarea de localizar estos espacios inhabitables para muchos seres humanos y que permiten recorrer el sistema solar, por decirlo de cierto modo, sin necesidad de salir de nuestro querido planeta tierra.

Lugares no aptos para la vida humana que parecen sacados de una novela de ciencia ficción y que son usados por la NASA y otras agencias espaciales para realizar labores de investigación y prueba de nuevas tecnologías.

 

Río Tinto, España.

10 lugares que parecen planetas alienígenas

Río Tinto, España.

El nombre de Río Tinto en España, se debe a la alta concentración de Hierro y propiedades ácidas que circulan en el cause de este río, alcalino. Lugar donde precisamente se estudia la capacidad del desarrollo de vida a través de bacterias extremófilas que se alimentan del mineral y expelen sulfatos, que a su vez le dan esa coloración rojiza al conocido río.

El caso del Río Tinto es un importante objeto de estudio dentro del campo de la Astrobiología ya que permite comprender más el como podría fluir el agua en otros planetas o lunas como Europa, una de las lunas de Júpiter.

Isla Devon, Canadá. Una de las islas inhabitadas más grandes del mundo.

Isla Devon, Canadá.

Isla Devon, Canadá.

Mientras que su desolado panorama no invita a nadia a pasar unas vacaciones de verano, si parece ser el lugar perfecto para probar esos rines y llantas nuevas del prototipo más reciente de Land Rover que será usado para la próxima misión a Marte. La isla Devon es un enorme terreno rocoso y seco. Ideal para todo tipo de pruebas de alta resistencia no solo para poner a prueba el rendimiento físico humano si no el rendimiento de componentes electrónicos y mecatrónicos de las nuevas tecnologías aplicadas a la exploración espacial.

 El Volcán Kilauea, Hawaii.

kilauea_volcano

Venus tiene más actividad volcánica que cualquier otro planeta de nuestro sistema solar, la mayoría de composición basáltica y con enormes planicies de lava. Aquí en la Tierra lo único que se le asemeja es el gran complejo volcánico en Hawaii conocido como Kilauea el cual nos permite tener un ejemplo de como sería el comportamiento de otros planetas volcánicamente activos.

Mauna Kea y Haleakala, Hawaii.

 

haleakala_peak

Muchos ubican a Hawaii por sus playas, sus terrenos fértiles, sus danzas típicas, bellas cascadas y la hospitalidad de su gente. Sin embargo para la NASA, Hawaii es un territorio con enorme potencial para la experimentación y prueba de prototipos que serán destinados para la exploración espacial e investigación astrobiológica. De hecho gracias a los recientes descubrimientos en Marte, se ha compr0bado que el suelo marciano se asemeja mucho a la composición del suelo encontrado en Hawaii.

Etosha pan, Namibia

etosha_pan_2

Mientras que Titán, una de las lunas de Saturno es una excelente candidata para posiblemente albergar vida extraterrestre, el equipo de Geobiología de la NASA ha estado realizando pruebas en Etosha, Namibia, esto debido la similitud que se pudo determinar a partir de las recientes exploraciones de las sonda satelital Cassini con la que se ha podido reconocer que Titán alberga en su interior un interesante líquido que hasta hace poco se creía que se trataba de agua, sin embargo los estudios recientes han revelado que en realidad es hydrocarbono con una alta concentración salina, lo cual produce gases extremadamente tóxicos.

Respiraderos hydrotermales

 

deep_sea_vents

En Europa la luna de Saturno y la luna de Júpiter Enceladus se cree que existen océanos líquidos debajo de sus cortezas heladas, y se cree que estas lunas son sísmicamente y volcánicamente activas, sus fondos marinos probablemente se parecen mucho a los profundos respiraderos hidrotermales del mar que se encuentran en el fondo marino de nuestro planeta Tierra. De hecho, es asombroso el descubrimiento de organismos quimiótrofos que viven en estos  respiraderos hidrotermales de aguas profundas, hecho que podría incluso ofrecer una visión única de cómo la vida podría desarrollarse en estas lunas. El estudio de estas formas de vida, por lo tanto podría ser el análogo más cercano que tenemos en la Tierra para poder estudiar planetas extraterrestres reales.

Parque Nacional del Teide, Islas Canarias.

 

 

teide_national_park

Usted podría mostrar una foto de Parque Nacional del Teide como una de Marte y es posible que no se notara la diferencia. Muchos de los paisajes del Teide, que se encuentran en las Islas Canarias de España, crea un análogo perfecto para el Planeta Rojo. De hecho, en el 2010 un equipo de investigación fue para poner a prueba un instrumento que será parte de la próxima misión programada a Marte, ExoMars, destinada a la búsqueda de evidencias biológicas del planeta.

Desierto de Atacama, Chile

 

atacama_desert

A la sombra seca de la cordillera de los Andes se encuentra en Chile el majestuoso Desierto de Atacama, el lugar más seco de la Tierra . Este paisaje desolado y con lagos de sal obstinados, dunas de arena y flujos de lava, es un análogo ideal para Marte. El hecho de que la vida todavía se puede encontrar aquí hace que sea un lugar importante para el estudio de cómo la vida también podría haber sobrevivido en las tierras áridas del planeta rojo.
De hecho, los rovers han sido probados en Atacama para ver si sus instrumentos pueden detectar la vida microbiana que existe allí, antes de que sean enviados a Marte.

Los Valles Secos de la Antártida.

 

dry_valleys

Los Valles secos son uno de los lugares más extremos del mundo. Es tan completamente seco, y con tan poca precipitación, que nisiquiera se puede recoger nieve aquí. El aire enfría hasta los huesos, la sensación térmica es despiadada y con vientos catabáticos que pueden correr a través de estos valles a 200 mph. A pesar de estas duras condiciones, los científicos espaciales todavía acuden aquí porque los Valles Secos podrían representar el análogo más cercano que tenemos en la Tierra a las fríos y secas, llanuras azotadas por el viento de Marte.
 
Y aún más prometedor: De alguna manera, incluso en este lugar estéril, la vida existe. Puede parecer contradictorio, pero los valles secos también contienen el río más largo de la Antártida, el Onyx. Este río ofrece una visión de cómo el agua que fluye, por muy escasa que sea, puede convertirse en un hábitat para los organismos robustos en el más áspero de los lugares. No hay peces en el Onyx, pero hay microorganismos y la proliferación de algas. Los científicos esperan que el estudio de estas formas de vida, podría brindar una visión de cómo la vida sobrevive en otros planetas.

El lago Vostok.

 

lake_vostok

El lago Vostok es el mayor lago subglacial en la Antártida. Su superficie de agua líquida ha sido atrapada debajo de 13.000 pies de hielo glacial durante al menos 15-25 millones de años. Así, los científicos creen que los antiguos microbios extremófilos que se encuentran aquí podrían proporcionar análogos de cómo la vida puede prosperar  en en la luna Europa de Júpiter o en la luna de Saturno Enceladus, que a la vez también se cree que contienen océanos de agua líquida bajo sus superficies heladas.
 
Investigadores rusos perforaron la superficie del lago, por primera vez en febrero de 2012, aunque los resultados experimentales completos de muestras de agua aún están pendientes. Todo el proceso debe ofrecer pistas muy valiosas sobre cómo una tecnología similar podría ser utilizada para explorar Europa, la luna de Júpiter. 

Cuando el Sol se pone en un desierto, y la opción de obtener electricidad a partir de paneles solares desaparece, no parece que haya irradiación alguna que aprovechar hasta que vuelva a salir el Sol. Sin embargo, sí puede haber una fuente, que hasta ahora no se había tenido en cuenta, y los medios técnicos necesarios para explotarla podría estar ya en nuestro horizonte tecnológico. Unos físicos de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, han propuesto un dispositivo para capturar energía de las emisiones infrarrojas de la Tierra hacia el espacio exterior.
Calentado por el Sol, nuestro planeta está caliente en comparación con el vacío helado situado más allá. Gracias a avances tecnológicos recientes, ese desequilibrio de calor podría ser pronto transformado en corriente eléctrica continua, aprovechando esta enorme fuente de energía sin explotar.

El concepto teórico subyacente en el aprovechamiento de esta nueva fuente de energía es un tanto exótico. ¿Cómo generar corriente eléctrica continua emitiendo luz infrarroja hacia el espacio, o sea hacia un sitio en general más frío? Generar energía emitiendo, no absorbiendo luz, suena raro, tal como admite Federico Capasso, del equipo de investigación. “Estamos hablando de usar la física a escala nanométrica para una aplicación totalmente nueva”.

img_18624Capasso es un experto reconocido mundialmente en física de semiconductores, fotónica y electrónica de estado sólido. Él coinventó el láser infrarrojo de cascada cuántica in 1994, y demostró un escurridizo fenómeno electrodinámico cuántico definible como fuerza de Casimir repulsiva. La franja del infrarrojo medio ha sido una porción del espectro electromagnético pasada por alto en muchos aspectos, tal como subraya Capasso. Lo que él y sus colaboradores proponen es similar en algunos rasgos a un panel solar fotovoltaico, pero en vez de capturar la luz visible que llega a él, el dispositivo generará energía eléctrica liberando luz infrarroja.

“No resulta obvio cuánta energía se podría generar de esta forma, o si valdría la pena hacerlo, hasta que uno se sienta y hace los cálculos”, admite Capasso. Entonces resulta que la energía es modesta pero real.

El equipo de Capasso, Steven J. Byrnes y Romain Blanchard, ha sugerido dos tipos diferentes de cosechadores de energía emisiva: uno que es análogo a un generador de energía térmica solar, y otro que es análogo a una célula fotovoltaica. Ambos funcionarían a la inversa.

El primer tipo de dispositivo consiste en una placa “caliente” a la temperatura de la Tierra y el aire, con una placa “fría” encima de ella. La placa fría, orientada hacia arriba, se fabricaría en materiales de muy alta emisión que enfrían a base de radiar calor al cielo de forma muy eficiente. Basándose en mediciones de emisiones infrarrojas en Lamont, un pueblo de Oklahoma, Estados Unidos, tomado como ejemplo de referencia, los investigadores calcularon que la diferencia de calor entre las placas podría generar unos pocos vatios por metro cuadrado.

El segundo dispositivo propuesto se basa en diferencias de temperatura entre componentes electrónicos de tamaño nanométrico (diodos y antenas).

Fuente: Amazings.com

La corteza terrestre se formó tan sólo 160 millones de años después del nacimiento del Sistema Solar y ahora lo sabemos gracias a un pequeña pieza de cristal de circón, considerada la más antigua muestra de la Tierra, hallada en una granja de Australia. Una nueva técnica de datación aplicada a un grano del cristal ha arrojado nueva luz sobre el conocimiento de la formación de nuestro planeta: la pieza cristalizó hace 4.400 millones de años, un centenar de millones de años después de la formación de la Tierra.

De este modo, ese cristal encontrado en la región de Jack Hills en Australia occidental sería el material más antiguo formado en la Tierra. Y además, una clara evidencia de que la corteza continental se comenzó a enfriar y desarrollar mucho antes de lo que se pensaba: solo habían pasado 100 millones de años desde que nuestro planeta sufriera un violento impacto del que nacería la Luna.

“Esto confirma nuestra visión de cómo la Tierra se enfrió y se hizo habitable”, asegura en una nota John Valley, un geoquímico cuyos estudios de circones, los materiales terrestres más antiguos conocidos, han ayudado a retratar cómo se formó la corteza terrestre durante la primera época geológica del planeta. “Esto también puede ayudar a entender cómo se formarían otros planetas habitables”, asegura el investigador de la Universidad de Wisconsin que ha publicado su hallazgo en Nature Geoscience.

REFERENCIA

‘Hadean age for a post-magma-ocean zircon confirmed by atom-probe tomography’ DOI: 10.1038/ngeo2075

animales en peligro de extinción

En América Latina hay cinco especies animales en peligro de extinción debido a que son víctima del tráfico: tiburón, jaguar, merluza negra o bacalao austral, vicuña y pepino de mar. Y es que al no existir una regulación para la explotación, que permita la recuperación de estas especies como en el caso de otras como las ostras, camarón, salmón, bagre, por mencionar solo algunas, la explotación es indiscriminada y salvaje al grado de llevar estas cinco especies al límite mínimo de población. Sin embargo y por no tratarse de especies exóticas, los gobiernos de los países latinoamericanos le dan poca o nula importancia a estas poblaciones, sin tomar en cuenta que se trata de especies cuya carne es muy cotizada en mercados culinarios en los que se les atribuyen, en su mayoría, propiedades afrodisíacas, lo que los convierte en verdaderos botines para los depredadores mercenarios que surten a este particular mercado.

visítanos también en: