Home Zona Astronómica
Noticias, efemérides, programa de radio, grupos, colectivos, avances, descubrimientos, desarrollo.

Se trata del documental “Apizaco” del cineasta Alex Moreno ”Juventud mexicana, motivo de orgullo internacional”: Mendieta Jiménez

La Agencia Espacial Mexicana (AEM), organismo descentralizado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), anunció que el cortometraje “Apizaco”, del multipremiado cineasta mexicano Alex Moreno, resultó ganador en el concurso CineSpace 2017 de NASA y el Houston Cinema Arts Festival, en el cual participaron 650 competidores de todo el mundo.

El Rice Media Center de Houston fue el escenario de este galardón, donde se dieron cita distinguidas personalidades, como la directora del Johnson Space Center de NASA, Ellen Ochoa; el director ejecutivo de la Houston Cinema Arts Society, Patrick Kwiatkowski, y el co-director de CineSpace y representante de NASA, Dan Jacobs, entre otros.

Al respecto, el director general de la AEM, Dr. Javier Mendieta Jiménez, expresó: “Mucho nos congratulamos por conocer esta noticia, pues la AEM ha redoblado esfuerzos desde su plena entrada en operación en 2013 para la difusión de los beneficios del espacio, y precisamente esa es la categoría en la que ganó el cortometraje Apizaco”, señaló.

Agregó que gracias al apoyo y la confianza del Ejecutivo Federal y la SCT, desde el inicio de la administración se ha impulsado una intensa agenda espacial que ha permitido que la juventud mexicana sea cada vez más motivo de orgullo, al ir ganando premios para nuestro país en diversas competencias internacionales, como ahora lo hace también este concurso CineSpace, por lo que envió amplias felicitaciones al cineasta.

“Apizaco” documentó el esfuerzo de tres estudiantes de Tlaxcala, dos mujeres y un varón, para ganar bajo la guía de su mentor, el profesor lMarcos Núñez George, tres de las seis categorías del concurso “Mars Trekker Global Teen Summit” de la NASA, imponiéndose a 120 competidores de todo el mundo, como parte del programa piloto “Jóvenes hacia el espacio” de la Secretaría de Educación Pública del Gobierno del Estado de Tlaxcala con la AEM.

Los cortometrajes ganadores de las cinco categorías de CineSpace fueron “Lunar”, de Christian Stangl (Austria); “Nadir”, de Pedro de Filippis (Hungría); “The Invisible Border”, de Shannon-Leigh Reeve y Chelese Belmont (Estados Unidos); “Apizaco”, de Alex Moreno (México); y “The New Sea”, de Jamie Drew (Reino Unido).

El jurado, conformado por miembros del Houston Cinema Arts Society y la NASA, estuvo encabezado por el afamado director de cine nominado al Premio de la Academia Richard Linklater, que otorgó el premio para México, en la Categoría Especial “Mejor filme difundiendo beneficios del espacio para la humanidad”.

Linklater también agradeció su aportación a los directores de los cortometrajes espaciales Eight-Ball (Australia); The Great Portals of Cyberspace: Doomsday (Suecia / Francia); I’m Here Now Somehow (Alemania); Transmitter Receiver (Canadá);  The Space Between Us  (Australia); y To the Sky (Chile), entre otros.

Al respecto, el Director de Imágenes de la Estación Espacial Internacional de la NASA, Carlos Fontanot, destacó que CineSpace se ha consolidado como un festival Internacional con temas ya no meramente de exploración espacial, sino también de alto interés social, humano, y de beneficios educativos a la población, como Apizaco.

Por su parte, el creador mexicano Alex Moreno junto con su productora Nora Sotres, expresaron que el cortometraje: “Fue hecho con mucho amor y dedicación, en un esfuerzo por mostrar las historias hermosas que existen en México, a fin de que a través del arte sea posible cambiar la conversación del país hacia los temas positivos, e incluso cambiarnos a nosotros mismos”, exhortaron.

Moreno, dentro de su carrera internacional en Europa, Estados Unidos y América Latina, ha sido premiado en Berlin Film Festival y Sundance Film Festival, productor y director en la serie Da Vinci’s Demons, y productor del documental Waste Land (2010), nominado a los Óscares.

“El talento de nuestros cineastas mexicanos, que ahora también están mirando hacia nuestros temas espaciales, nos llena de orgullo como país”, concluyó Mendieta.

CineSpace

Oportunidad para que mexicanos que cursen licenciatura o posgrado en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM) en alguna institución del país, puedan formarse en la agencia espacial estadounidense • “Las nuevas generaciones pueden construir un camino de vida a partir de su talento y amor por la tecnología”: Mendieta Jiménez

La Agencia Espacial Mexicana (AEM), organismo descentralizado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), publicó una nueva convocatoria para que estudiantes mexicanos puedan realizar estancias de investigación en el Ames Research Center de la NASA (National Aeronautics and Space Administration) en el verano de 2018.

Así lo anunció el Director General de la AEM, Javier Mendieta Jiménez, quien detalló que se convoca a Instituciones de Educación Superior (IES) mexicanas, públicas o privadas, a postular a sus estudiantes de licenciatura y posgrado, para poder formarse en una estancia inmersiva en el Centro Ames de NASA, ubicado en California, Estados Unidos.

El científico mexicano, que por su trabajo en NASA recibiera un reconocimiento de manos del entonces presidente Miguel de la Madrid, agregó que los estudiantes interesados deberán estar cursando carreras de ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas, y contar con la postulación y apoyo de beca académica de la institución educativa pública o privada a la que pertenezcan.

El científico explicó que las naciones que han apostado fuertemente al conocimiento y a sus nuevas generaciones, se han posicionado en lapsos relativamente cortos como potencias tecnológicas al dar oportunidades al entusiasmo e ingenio de su juventud, la que a su vez se convierte en gran motivo de orgullo y crecimiento para su país.

“Estos intercambios permiten a las nuevas generaciones construir un camino de vida a partir de su talento y amor por la tecnología, la formación de equipos multinacionales, y de redes de conocimiento para el desarrollo de alto capital humano del sector aeroespacial mexicano de hoy y de mañana, que pueda elevar la competitividad del país en este rubro”, concluyó Mendieta.

La convocatoria, cuya fecha límite de registro será el 12 de enero de 2018 a las 18:00 hrs. (Hora Ciudad de México) puede consultarse en:

http://www.educacionespacial.aem.gob.mx/estancias-nasa-ames_2018verano.html

Tres de los hombres más ricos e inteligentes del planeta esperan ser los primeros en encontrar vida extraterrestre. Mark Zuckerberg (CEO de Facebook), Yuri Milner (empresario y magnate ruso), y el astrofísico Stephen Hawking han revelado cuál es el primer candidato a escuchar en la búsqueda de señales extraterrestres.

Debido a los recientes descubrimientos astronómicos se ha determinado una clara evidencia de que la estrella más cercana, Próxima Centauri, es el sol de un mundo similar a la Tierra: Próxima B. El hallazgo se dio a conocer pocos meses después que Stephen Hawking y Yuri Milner, con el apoyo de Mark Zuckerberg, lanzarán el proyecto Breakthrough Starshot, cuya meta es lanzar diminutas naves espaciales a Alfa Centauri en los próximos años.

En aquel entonces, se tenía la expectativa de que hubiera un planeta en el sistema Centauri, pero no se sabía a ciencia cierta. Ahora se tiene definitivamente un objetivo. Esto hace que la misión se sienta como algo más tangible.

Miles de exoplanetas han sido descubiertos antes pero, a diferencia de otros, los científicos dicen que Próxima B está a nuestro alcance. El planeta Próxima b se encuentra a 25 billones de millas de la Tierra y orbita la estrella más cercana, Próxima Centauri, que actúa como su Sol. Se cree Próxima b podría tener la temperatura adecuada para tener agua en su superficie, un factor clave para la vida.

Los astrónomos también descubrieron que el planeta tiene una superficie rocosa y una temperatura relativamente similar a la de la Tierra.

El proyecto intentará detectar el ruido del planeta que se diferencia de los sonidos de fondo estándar, lo que podría indicar que existe la vida en el planeta Próxima b.

Mientras que la distancia de poco más de 4 años luz a este planeta parece un largo camino, futuras generaciones de naves superveloces podrán llegar allí en las décadas venideras y más adelante en el tiempo, tal vez los primeros viajeros interestelares de la Tierra hagan su intento de colonización.

Todas las legendarias odiseas espaciales de la Unión Soviética partieron del mismo punto: el cosmódromo de Baikonur, perdido en la estepa de Kazajistán. El lugar, donde despegó el primer satélite artificial de la Tierra, el primer aparato que voló hacia la Luna y la primera nave orbital pilotada, un lugar que se convirtió en uno de los más grandes símbolos de la era espacial.

El Cosmódromo de Baikonur (en kazajoБайқоңыр ғарыш айлағыBayqoñır ğarış aylağı; en rusoКосмодром Байкону́рKosmodrom Baykonur) también llamado Tyuratam es la mayor y más antigua instalación de lanzamiento espacial del mundo. Originariamente fue construida por la Unión Soviética. Está bajo control de Rusia, desde el colapso de la URSS en 1991, aunque se ubica en Kazajistán, en la provincia de Kyzylorda. Situado a 200 km al este del mar de Aral, junto al río Syr Darya, cerca de la ciudad de Tyuratam, en la parte sur central del país.

El cosmódromo de Baikonur es la primera base espacial de la Tierra. Desde allí se han realizado 2500 lanzamientos de cohetes espaciales con varios equipos cósmicos pero su mayor riqueza es su historia y las personas que contribuyeron al desarrollo de la industria espacial de Rusia.

El nombre Baikonur se eligió a propósito para desviar la atención de Occidente haciendo creer que el lugar estaba cerca de la ciudad de Baikonur, una ciudad minera 41 km al sur del centro espacial en un área desértica cerca de Dzhezkazgán. Las coordenadas geográficas del cosmódromo son 45°57′54″N 63°18′18″ECoordenadas45°57′54″N 63°18′18″E (mapa).

Baikonur era el centro de operaciones del ambicioso programa espacial soviético desde finales de los años 1950 hasta los años 1980 y está equipado con instalaciones completas para el lanzamiento de vehículos espaciales tanto tripulados como no tripulados. Soporta una amplia gama de cohetes: SoyuzProtón, Tsyklón, Dnepr y Zenit. Juega un papel esencial en el desarrollo y en la realización de operaciones rutinarias de la Estación Espacial Internacional.

La fecha oficial de fundación del sitio se considera el 2 de junio de 1955. Se construyó originalmente como un centro de lanzamiento de misiles de largo alcance y más tarde se expandió para incluir instalaciones para vuelo espacial. A su alrededor, se construyó una ciudad de soporte de la instalación con escuelas, apartamentos y demás para los obreros. En 1966 se le dio el título de ciudad y fue llamada Leninsk, más tarde se renombró como Baikonur en 1995.

La creación del cosmódromo, la construcción de su amplia infraestructura y de una potente base de investigación fue uno de los más importantes pasos para el desarrollo de la ciencia y tecnología soviética.

 

Un valle lleno de historia

“Valle rico”, es lo que Baikonur significa en kazajo, el nombre que recibe el desierto al este del mar de Aral, el lugar desde donde comenzó la conquista del espacio. Entre los  planes para construir el primer -y más grande- cosmódromo del mundo estaban Daguestán (en el Cáucaso), el oblast de Mariiski e incluso el de AstracánPero en la estepa kazaja se encontró una combinación ideal de factores: lugar suficiente para ubicar a la distancia necesaria los receptores terrestres de las señales de radio, la cercanía al Ecuador y la gran cantidad de días de sol al año.

Entre los nómadas que vivían en estos parajes hacía siglos que circulaba la leyenda del pastor negro. Según esta, un pastor negro confeccionó una enorme honda con piel de ternera. Cuando en el horizonte aparecían enemigos, lanzaba al cielo piedras incandescentes. Al caer estas a tierra abatían al enemigo y le hacían huir horrorizado a toda velocidad. Y en aquellos lugares donde caían no crecía nada, los animales morían y durante mucho tiempo quedaban parches quemados de tierra. Por mucho que la leyenda fuera una invención, hoy aquí se puede ver algo parecido: desde la inmensa ‘honda’ del cosmódromo vuelan cohetes ‘ardientes’. 

 

Camino secreto a las estrellas

El primer paso en el camino de la humanidad hacia el espacio se dio el 12 de enero de 1955. Ese día, en la estación de ferrocarril de Tiuratam, se separaron dos vagones del tren que acababa de llegar. Se trataba del primer grupo de trabajo que debía preparar todo lo necesario para recibir a la brigada de constructores de Baikonur.

Desde la estación de Tiuratam salen unos raíles que tras un kilómetro se interrumpen abruptamente en la estepa. Este ramal del ferrocarril no se terminó nunca. Dicen que cuando el futuro director de construcción del complejo de tecnología de misiles espaciales, Serguéi Koroliov, llegó al lugar vio los raíles que acaban en medio del campo y tomó la decisión de construir la pista de lanzamiento en el mismo lugar donde se terminaban. Así apareció la primera pista de lanzamiento de Baikonur: la plataforma Gagarin. Pero hasta el día de hoy siguen transportándose los cohetes por los raíles fundidos a principios del siglo XX.

Yuri Gagarin

El miércoles 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio exterior en la nave Vostok 3KA-3 (conocida como Vostok 1). El vuelo duró 108 minutos en total dando una vuelta a la Tierra. Gagarin también fue el primero en comer en una nave espacial.

Visitar Baikonur es una experiencia parecida a hacer un viaje en el tiempo. La ciudad del sur de Kazajistán en la que la URSS construyó en los años 50 el cosmódromo desde el que Rusia sigue lanzando la mayor parte de sus misiones espaciales y entrena a sus cosmonautas, aún conserva el aspecto de la época en la que este lugar se convirtió en la primera puerta de la Humanidad al espacio. Sus sobrios edificios, sus monumentos, sus calles o el mobiliario de los hoteles irremediablemente transportan al visitante a la década de los años 60.

Las anchas tuberías que habitualmente están enterradas, aquí están al descubierto y recorren una ciudad en la que el gris es el protagonista, sólo interrumpido por los coloridos columpios para niños. En sus plazas se alternan con naturalidad estatuas de Lenin con aviones y cohetes en desuso exhibidos en pedestales. De vez en cuando, se ven algunos caballos y vacas habituadas a la estepa en la que durante muchos años prácticamente sólo había camellos.

Cosmódromo de Baikonur

«Hasta 1955 aquí no había nada», recuerda Galina Milkhova, subdirectora del museo de la ciudad. «Un año antes, llegaron los militares y sus familias, pero no sabían que iban a construir un cosmódromo. Cuando uno de los trabajadores le preguntó a Serguéi Koroliov [ingeniero y diseñador del programa espacial soviético], éste le respondió que iban a levantar el estadio más grande del mundo», señala.

Desde Baikonur (antes llamada Leninsk) se lanzó el primer objeto creado por el hombre (el satélite Sputnik) y decenas de cosmonautas caninos (tras la muerte de Laika, Belka y Strelka regresaron vivas a la Tierra convertidas en auténticas heroínas tras confirmar que los seres vivos pueden sobrevivir al ambiente espacial). Pero, sobre todo, Baikonur es el lugar desde el que el 12 de abril de 1961despegó Yuri Gagarin, el primer humano en viajar al cosmos y el gran héroe de la época dorada soviética de la exploración espacial.

Entre los años 1970 y 1980 Baikonur fue el principal cosmódromo de la Unión Soviética. Pero tras la desintegración de la URSS, la base quedó situada en el territorio de Kazajistán. Actualmente Rusia tiene un contrato de arrendamiento hasta el año 2050. En Baikonur se realiza más del 50 % de los lanzamientos de las naves espaciales de Rusia. El centro cuenta con dos aeropuertos, 470 kilómetros de vías férreas, 1281 kilómetros de carreteras, 6610 kilómetros de líneas de telecomunicación, 360 kilómetros de oleoductos, 92 puntos de comunicación, así como con una planta de producción de oxígeno y nitrógeno, esenciales para los cohetes.

El contrato de alquiler se ha prorrogado hasta al menos 2050, pero el futuro del legendario cosmódromo es incierto y con él, el de sus habitantes, cuya economía se basa en el espacio. «Aproximadamente entre el 70 y el 75% de los 56.000 habitantes de Baikonur son kazajos», explica un trabajador de Roscosmos que nació aquí. Además de Baikonur, Rusia cuenta con otros tres cosmódromos, que se usan sobre todo con fines militares: Plesetsk, Kapustin Yar y Svobodni, que quedará unido al de Vostochny, a cuya construcción se destinarán al menos unos 2.700 millones de dólares.

Baikonur es un sitio especial que se percibe antes de bajar del avión, cuando se divisan kilómetros y kilómetros de la monótona estepa kazaja en la que periódicamente caen los cosmonautas y astronautas apretujados en las estrechas cápsulas Soyuz cuando regresan a la Tierra tras sus misiones en la Estación Espacial Internacional (ISS). Es una tradición que, tras el aterrizaje, sean acomodados en sillas de piel para habituarse a la gravedad terrestre, y se coman una manzana, un producto que, por cierto, tuvo su origen en el territorio que hoy es Kazajistán. Hoy en día sigue siendo el mayor cosmódromo del mundo y su actividad es intensa.

Baikonur seguirá siendo utilizado, al menos, durante los próximos años, aunque el plan de Moscú es que el porcentaje de lanzamientos rusos que acoja baje del 65% actual al 11% en la próxima década. Sea cual sea su futuro, al menos este extraño lugar seguirá siendo un museo al aire libre de los sueños del hombre.

 

Baikonur en el Cine

Sinopsis.-

El Cosmódromo de Baikonur es una histórica instalación de lanzamiento espacial en Kazajistán. Al igual que sus vecinos, el joven Iskander sobrevive gracias a la recolecta de chatarra que cae durante los lanzamientos pero, a diferencia de éstos, cuenta con información privilegiada procedente de una radio con la que espía las comunicaciones de la base. Sin embargo, en su última incursión, Iskander no regresa con chatarra sino con una bella astronauta amnésica a la que convence de que es su esposa. Baikonur es una legendaria estación espacial de la antigua Unión Soviética, bajo control ruso en la actualidad, aunque se encuentra en territorio de Kazajistán, que, entre la década de los años 50 y los 80, se convirtió en centro de operaciones del programa espacial soviético. Ahora sirve de base de lanzamiento de cápsulasde apoyo para la Estación Espacial Internacional. El director alemánVeit Helmer, premiado en Sundance con “Absurdistan”, construye una comedia dramática costumbrista, tomando como referencia la histórica base de lanzamiento, alrededor de unos personajes que sobreviven de recuperar la chatarra que cae del espacio durante el transcurso de las misiones espaciales. Baikonures una coproducción, en la que intervienen tres países Alemania, Rusia y Kazajistán, que ironiza sobre el peligro que corren los habitantes de la estepa kazaja ante la “basura espacial” que cae del cielo, una amenaza para la seguridad personal de sus familias además de un medio de vida. El actor kazajo, residente en Rusia, Alexander Asochakov debuta en el cine con el papel de un pícaro, apodado “Gagarin” en honor del famoso cosmonauta soviético, que sobrevive recolectando chatarra de las cercanías del complejo de la estación espacial. Le acompaña en Baikonurla famosa modelo francesa Marie de Villepin, a la que hemos visto en el reciente biopic de “Ives Saint Laurent”, que aborda su primer papel como protagonista.

 

Baikonur en la Música

Baikonur es el nombre que ha adoptado una banda Chilena de PostRock, compuesta por: Daniel Guzmán  (Guitarra),  Rodrigo Nanjarí (Guitarra), Carlos Astorga (Guitarra), Gonzalo Donoso (Bajo), Ariel Acosta (Batería). Se formó en el 2012 de la unión de dos bandas: Inhabitante y Aeterna. Desde entonces, y como pilar central el post-rock, han estado tocando y componiendo distintas canciones hasta que en septiembre del 2013, sacaron su primer disco juntos: ¿Quién vigila al hombre cansado?; del cual dicen estar bastante contentos. El nombre surge de un cuento de J.L. Borges llamado “Utopía de un hombre cansado”. Gracias al éxito de su primer álbum, Baikonur recibió la invitación de parte de la producción de Dunk! Festival, el festival de post rock más importante de Europa, en su versión 2016 que se realizó del 5 al 7 de mayo en Bélgica. Esta invitación significó un plan de intercambio trabajado en conjunto con el festival y el sello nacional LeRockPsicophonique, que busca instalarse como el sello de post rock y rock alternativo en Chile.

 

 

En otras curiosidades musicales, Space is Hell…

https://vostokzero.bandcamp.com/track/i-left-my-heart-in-baikonur-cosmodrome

 

Por Dalia Patiño González

Puebla, Puebla. 8 de noviembre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- México y Reino Unido tienen un interés mutuo por la investigación global y las tecnologías innovadoras, pero para consolidar proyectos y obtener resultados se requiere de inversiones económicas importantes, por eso las alianzas y cooperaciones internacionales representan una estrategia oportuna para la obtención de recursos.

n este contexto, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y los Consejos de Investigación del Reino Unido (RCUK, por sus siglas en inglés) han establecido un trabajo conjunto que fortalece el financiamiento de proyectos científicos y tecnológicos.

Como parte de este intercambio, la semana del 23 al 27 de octubre, Conacyt recibió a dos miembros del Consejo de Investigación del Reino Unido, Roshni Abedin y Samantha Palmer, con el objetivo de compartir buenas prácticas, desarrollar mejores capacidades de financiamiento y promover el mutuo entendimiento entre ambas agencias.

Previo a esta visita, la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt envió del 23 al 27 de septiembre a una representante, Mónica Angulo Miñarro, con el propósito de realizar actividades para fortalecer las relaciones entre RCUK y Conacyt.

La intención de estas visitas es que el conocimiento y los contactos que deriven de este intercambio sean compartidos ampliamente entre los participantes de estas actividades y el personal de cada institución y eso permita el fortalecimiento de las relaciones entre ambas agencias.

Por su parte, RCUK destaca por ser la agencia que más recursos ha recibido en el marco del Fondo Newton; tan solo en 2015 invirtió más de 3.5 millones de libras esterlinas para financiar, en conjunto con el Conacyt, proyectos de investigación que promueven el desarrollo económico y el bienestar social en México. 

Los temas de interés

Entre los temas que se abordaron en estas reuniones destaca el entorno de financiación y las estructuras de financiación de la investigación en el Reino Unido y México; el desarrollo y gestión de la política y estrategia de investigación de Reino Unido y México; procesamiento de subvenciones: sistemas empleados, mecanismos de evaluación y revisión por pares, procedimientos de panel, etcétera; así como el seguimiento y evaluación del impacto de un programa de investigación y/o creación de capacidad, y finalmente las oportunidades para que el personal visitante difunda información a un público más amplio en la organización anfitriona.

Este intercambio también permitió que las delegadas de RCUK, Roshni Abedin y Samantha Palmer, visitaran el viernes 27 de octubre la sede del Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM), ubicado en la cima del volcán Sierra Negra, a una altitud de cuatro mil 600 metros, en Puebla.

El GTM es considerado uno de los proyectos científicos más importantes de México y destaca por ser el telescopio más grande del mundo diseñado para hacer observaciones astronómicas en longitudes de onda de 0.85 a cuatro milímetros.

En esta visita, el director del GTM, el doctor David Hughes, explicó a las delegadas de RCUK los avances científicos y las características de operación de este telescopio, producto de un proyecto binacional entre México y EE. UU., encabezado por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y la Universidad de Massachusetts en Amherst (UMass).

David Hughes detalló que el GTM tiene un diámetro de 50 metros con los que se detecta luz con longitudes de onda milimétrica. Su funcionamiento al 100 por ciento está planeado para el 2018 ya que actualmente opera con sus 32 metros de diámetro interiores de la superficie reflectora primaria. Su configuración, indicó el doctor Hughes, ha permitido la exploración de procesos físicos que controlan la formación y evolución de sistemas planetarios, estrellas, hoyos negros y galaxias a través de los 13.7 mil millones de años de historia del universo.

La colaboración

Como parte de las colaboraciones establecidas entre el Conacyt y el RCUK, el doctor David Hughes destacó el financiamiento para la construcción de MUSCAT, una cámara de longitud de onda milimétrica avanzada, que será parte de la instrumentación científica del GTM.

“En el desarrollo de instrumentación existe una colaboración fuerte entre México y Reino Unido con apoyo de los recursos de RCUK. Se trata de MUSCAT, un proyecto basado en la vinculación científica y transferencia tecnológica entre la Universidad de Cardiff y el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica”.

MUSCAT (Cámara de Astronomía Sub-mm México-Reino Unido) es una cámara de gran formato de próxima generación para el GTM. Esta instrumentación permitirá hacer ciencia de alto impacto que servirá como una inspiración en la formación de otras generaciones de científicos, técnicos e ingenieros en México.

La búsqueda continúa. Aún no se han encontrado diferencias entre protones y antiprotones que ayuden a explicar la existencia de la materia en nuestro universo. Se supone que en el Big Bang, la explosión colosal con la que se formó el universo, se generaron cantidades iguales de materia y antimateria. Cuando una y otra entran en contacto, se aniquilan mutuamente, transformando su masa en energía. ¿Por qué entonces el universo está hecho de materia? Sin nada que hubiera inclinado la balanza a favor de la materia, los dos tipos de materia deberían haberse aniquilado entre sí, sin dejar nada en absoluto. En vez de eso, el Big Bang condujo a un universo observable hecho principalmente de materia, con escasas y fugaces apariciones de partículas de antimateria. ¿Hay alguna diferencia sutil entre materia y antimateria, aparte de su signo opuesto, que pueda explicar el enigma?

Unos físicos de la colaboración BASE en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) han conseguido medir las fuerzas magnéticas de los antiprotones con una precisión enorme, 350 veces mayor que la lograda anteriormente. De todos modos, los datos no proporcionan ninguna información sobre cómo se impuso la materia en el universo temprano en vez de que partículas y antipartículas se aniquilasen mutuamente. Lo que sí indican estas mediciones recientes de la colaboración BASE es una gran coincidencia entre protones y antiprotones, confirmando así el Modelo Estándar de la física de partículas. Científicos en todas partes del mundo están usando diversos métodos para intentar hallar de manera inequívoca alguna diferencia crucial. El desequilibrio materia-antimateria en el universo es uno de los temas candentes de la física moderna.

Imagen del experimento BASE en el desacelerador de antiprotones del CERN en Ginebra. (Foto: Stefan Sellner, Fundamental Symmetries Laboratory, RIKEN, Japón)

Imagen del experimento BASE en el desacelerador de antiprotones del CERN en Ginebra. (Foto: Stefan Sellner, Fundamental Symmetries Laboratory, RIKEN, Japón).

Los antiprotones son generados artificialmente en el CERN y los investigadores los almacenan en una cámara especial de aislamiento. Los antiprotones para el experimento actual fueron aislados en 2015 y medidos entre agosto y diciembre de 2016. Este fue el periodo de almacenamiento más largo para antimateria documentado hasta la fecha. Los antiprotones son de forma habitual aniquilados rápidamente cuando entran en contacto con la materia, como el aire. El almacenamiento se efectuó durante 405 días en un vacío que contiene diez veces menos partículas que el espacio interestelar. Se usaron un total de 16 antiprotones y algunos de ellos fueron enfriados hasta casi el Cero Absoluto, unos 273 grados centígrados bajo cero. En la investigación ha participado, entre otras entidades, la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia en Alemania.

Más información https://www.nature.com/nature/journal/v550/n7676/full/nature24048.html

La delegación mexicana está conformada por tres estudiantes, dos de ellos potosinos y uno del estado de Sonora. El concurso internacional en donde participarán estudiantes de 48 países, consiste en una serie de exámenes tanto teóricos, como prácticos-observacionales, en donde se aplican conocimientos de la física, el uso del telescopio, identificación a cielo abierto de constelaciones, el firmamento de estrellas y cuerpos celestes.

El Potosino Martín Martínez tiene 17 años y es estudiante del quinto semestre en el plantel 28 del Cobach. Será su primer concurso internacional, pero tiene experiencia en las olimpiadas de Química, Matemáticas y Biología.

“El interés me surgió por el gusto que tenía desde pequeño por las estrellas, el hecho de que se pueda aplicar la ciencia en las estrellas. A partir de tercero de primaria, cuando lleve ciencias naturales, me empezó a llamar la atención de que todo lo que nos rodea puede ser estudiado por una ciencia exacta, no solamente por medio de observaciones, sino por conocimiento teórico”, relató el joven bachiller.

Afirmó que representar a México es un compromiso muy grande, por lo que los tres miembros de la delegación se están preparando y estudiando para lograr destacar en la competencia.

Para ello, dijo, los lunes, miércoles y viernes, tienen asesoría y preparación rumbo a la olimpiada internacional, intercambian ideas y resolviendo problemas juntos, pero también profesores los van guiando para que lleguen lo mejor preparados.

El estudiante del plantel 28 del Cobach está concentrado para llegar bien preparado al concurso internacional, pero en sus ratos libres después de hacer tareas, le gusta tocar el teclado y canta.

“En un futuro quiero estudiar la carrera de Medicina, hay que hacer lo que a uno le gusta y le atrae”, concluyó.

Por otro lado, para el Sonorense Óscar Angulo Flores la Astronomía no sólo lo cautivó por las maravillas que esconde el universo, sino también porque las constelaciones y el cielo son como un gran poema.

La Astronomía le gustó porque estudia cosas muy profundas y a gran escala; también por la necesidad de utilizar otras ciencias, como la física, para conocer los secretos del cosmos.

“La astronomía es la ciencia más cercana a lo que es la literatura y la poesía, porque muchos se han inspirado en el cielo y las estrellas, cuántos poemas no se han escrito pensando en la luna”, dijo. El estudiante que cursa el tercer semestre en el Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora (Cobach) en el plantel Reforma, también asistirá junto con otros cuatro mexicanos a la Olimpiada Iberoamericana de Astronomía, en Chile.

La preparación de Óscar fue posible gracias a un pequeño club, formado hace tres décadas, en 1987, por el maestro Jesús Guillermo Careaga Cruz, quien soñó con sembrar la semilla de la ciencia en jóvenes, para que en el futuro se convirtieran en grandes investigadores.

En todo ese tiempo, los estudiantes del Club de Ciencias han logrado traer a Sonora más de 40 medallas de olimpiadas internacionales de Física, Química, Biología y Astronomía.

“En el transcurso de tres semestres se dan cuenta de la afición de la ciencia que prefieren, unos han elegido Física, Química, Astronomía, Matemáticas, a través de un examen diagnóstico uno los detecta. Con las asesorías los vamos puliendo como un diamante”, dijo el maestro Careaga Cruz, quien cumplió recientemente 40 años como docente en el Cobach.

Óscar admira a Carl Sagan, y lo inspiran científicos como Rodolfo Neri Vela, quien fue el primer astronauta mexicano en ir al espacio, o José Hernández, que logró a los 42 años ingresar a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (Nasa, por sus siglas en inglés).

“Son ejemplos a seguir, porque me imagino que cuando eran jóvenes eran iguales que yo, que quisieron hacerlo y lo lograron, son buenos ejemplos a seguir”.

Aunque aún no decide qué hará cuando salga de la preparatoria, ha pensado que podría estudiar Ingeniería Aeroespacial.

Se trata de moléculas de acrilonitrilo, que permite la construcción de las estructuras de las membranas celulares.

Científicos de EE.UU. identificaron en Titán, una luna de Saturno, grandes cantidades de moléculas de acrilonitrilo, que permite construir las estructuras de las membranas celulares. Así lo indica un estudio publicado recientemente en la revista “Science Advances”.

Hace tiempo que la sonda espacial Cassini de la NASA había dado indicios de la existencia de acrilonitrilo, pero el equipo de expertos liderado por Maureen Palmer “mostró definitivamente que la atmósfera de Titán contiene grandes cantidades de este químico”.

Palmer, del centro de vuelo espacial Goddard de la NASA, trabajó en este estudio junto a un grupo de científicos de varias universidades.

La investigación muestra que estas moléculas, diferentes a las que se encuentran en la Tierra (lípidos), también contienen propiedades que permiten la construcción de membranas.

Los científicos de la NASA han detectado definitivamente el acrilonitrilo químico en la atmósfera de la luna de Saturno Titán, un lugar que ha intrigado a los científicos que investigan los precursores químicos de la vida. En la Tierra, el acrilonitrilo, también conocido como cianuro de vinilo, es útil en la fabricación de plásticos. Bajo las duras condiciones de la luna más grande de Saturno, se cree que este químico es capaz de formar estructuras estables y flexibles similares a las membranas celulares.

Los científicos de la NASA han detectado definitivamente el acrilonitrilo químico en la atmósfera de la luna de Saturno Titán, un lugar que ha intrigado a los científicos que investigan los precursores químicos de la vida. En la Tierra, el acrilonitrilo, también conocido como cianuro de vinilo, es útil en la fabricación de plásticos. Bajo las duras condiciones de la luna más grande de Saturno, se cree que este químico es capaz de formar estructuras estables y flexibles similares a las membranas celulares.

Los investigadores estiman que podría haber suficientes moléculas de acrilonitrilo disueltas en el mar de Ligeia (un lago de Titán) como para formar más de diez millones de membranas celulares por centímetro cúbico.

Titán, el mayor satélite de Saturno, tiene una atmósfera de nitrógeno, con cuerpos líquidos en los que domina el metano y el etano, y con una temperatura media en su superficie de 180 grados centígrados bajo cero. En estas condiciones los lípidos terrestres no podrían sobrevivir.

El equipo de Palmer trabajó con datos obtenidos entre febrero y mayo del 2014 por el radiotelescopio del centro Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (Alma), de Chile.

Fuente: EFE

Moon Express concursa en el Google Lunar X Prize, premio que financiará con 20 millones a quien logre tocar el suelo lunar antes del 31 de diciembre del presente año.

Moon Express, una joven compañía de Florida, espera ser la primera empresa privada en lanzar una pequeña nave no tripulada a la Luna antes de fin de año.

De tener éxito, debería allanar el camino a los vuelos regulares destinados a entregar equipamiento científico y a la exploración para explotar los recursos del suelo lunar y su potencial comercial.

“Seguimos trabajando duro para tratar de cumplir con esa fecha”, dice Robert Richards, director ejecutivo y cofundador en 2010 de la empresa, cuya sede está en Cabo Cañaveral, Florida.

Pero este canadiense reconoce en una entrevista con AFP que la idea de lograr esa meta “es muy optimista, ya que el cohete todavía no ha alcanzado la órbita de la Tierra en los vuelos de prueba” y la nave “todavía se está construyendo”.

NASA_News_Slide3-500x271El esfuerzo para intentar el primer vuelo en este corto período de tiempo está motivado por los 20 millones de dólares ofrecidos por el premio Google Lunar X Prize en 2007. La condición para hacerse con el premio es ser una entidad privada y lanzar un vehículo que toque el suelo de la Luna antes del 31 de diciembre de 2017.

De entre las 33 empresas participantes Moon Express parece tener las mejores posibilidades.

También otro condicionante es que, una vez llegada a la Luna, la nave o un robot que viaje a bordo se desplacen por unos 500 metros, y transmitir un video y fotos a la Tierra.

Si bien les motiva ganar el premio, Richards afirma que “el objetivo a largo plazo es explorar la riqueza lunar y explotarla, empezando por el agua”.

El agua es un elemento esencial para la exploración humana del sistema solar, al suministrar el oxígeno necesario para la vida y el hidrógeno para el combustible de los cohetes.oonewmoonexpress

“La Luna se convertirá en una especie de estación de servicio” para las naves espaciales del futuro, predice.

El director de Moon Express prevé tres misiones a la Luna antes de fines de 2020. La compañía ya ha firmado varios contratos con clientes, incluyendo cuatro con el Instituto Nacional Italiano de Física Nuclear para enviar retrorreflectores a la superficie lunar.

Estos complementarán los colocados durante las misiones Apolo hace más de 40 años y permitirán, entre otras cosas, la investigación en astrofísica.

Otro contrato, con la International Lunar Observatory Association, prevé transportar telescopios al polo sur de la Luna en 2019.

(Fuente: AFP)

Marte es el cuarto planeta del sistema solar que se conoce como el planeta rojo por sus tonos rosados. Este planeta tiene una atmósfera muy fina compuesta principalmente de dióxido de carbono y de 0,03 % de agua, casi mil veces menos que el planeta tierra.

Científicos de todo el mundo, han descubierto que Marte, una vez tuvo una superficie más compacta con precipitaciones que formaban ríos. Las bajas temperaturas provocan vientos fuertes que erosionan el suelo, lo que trae como consecuencia que el polvo y la arena deterioren más su superficie.

Años atrás, antes de ser explorado se creía que había vida en Marte, pero no se ha logrado demostrar. Sin embargo, existe la posibilidad de que pudo haber vida en el pasado.

Hoy en día, Marte es un planeta estéril, lo que lo hace un lugar imposible para que exista vida. Su suelo es extremadamente seco y recibe muchos rayos ultravioletas del Sol. Se ubica cerca de la tierra, y es después de Venus, el planeta más brillante del cielo en las noches.

¿Por qué es de color rojo?

Women-are-Better-Suited-than-Men-for-a-Mission-to-MarsInvestigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) junto a la Universidad de Vigo y la NASA han dado, aparentemente, con la respuesta de este curioso fenómeno en la revista Scientific Reports.

Parece que el color rojo de la superficie de Marte se debe a la oxidación que se produce por la disolución de micropartículas de pirita en una atmósfera carente de oxígeno. Esto generó radicales libres que provocaron la precipitación de óxidos y sulfatos de hierro. Seguramente estarás pensando en este momento, ¿qué es la pirita? Y ¿qué son radicales libres? Así que aquí vamos con esas respuestas.

La pirita es un mineral del grupo de los sulfuros de hierro (FeS2) que se compone únicamente de hierro y de azufre en diferente medida. Por otro lado, los radicales libres son aquellos átomos o conjuntos de átomos que tienen un electrón sin aparejar, lo que produce inestabilidad y reactividad.

Sustancias reactivas y radicales libres muy inestables

Cuando la pirita se disuelve, desprende sustancias muy reactivas como el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y radicales libres bastante inestables.

Esto se produce a través de la reacción de Fenton, un proceso de oxidación donde el contacto de un metal con agua oxigenada produce radicales libres.

Así, la reacción del agua en Marte con la pirita provocó la formación de agua oxigenada y radicales libres, que a su vez provocaron la reacción de Fenton. Esto resultó en óxidos de hierro que dieron, al planeta Marte, sus tonalidades rojas.

De manera conclusiva, los resultados mostrados en la revista Scientific Reports revelan que durante el proceso de disolución de micropartículas de pirita se puede producir una oxidación muy notable a partir de los radicales libres, incluso en planetas sin óxigeno.

Vida extraterrestre en Marte

Con el pasar de los tiempos, el planeta Marte siempre ha sido objeto de curiosidad y misterio por su gran parecido con la Tierra. Fue uno de los primeros planetas observados con telescopio por Galileo Galilei y desde el siglo XIX muchos científicos comenzaron a hablar sobre la existencia de vida extraterrestre.

Incluso se habló sobre la presencia de canales especiales para transportar agua en una posible civilización en este planeta.

Algunos datos curiosos sobre el planeta rojo

Es fascinante la cantidad de información que se puede encontrar respecto a este fantástico planeta. Mencionaremos algunos datos curiosos a continuación:

  • En Marte hay un 62% menos de gravedad. Por lo que una persona que pese 100 kg en la Tierra, allá puede pesar 40 kg.
  • Hay 4 estaciones como en la Tierra: primavera, verano, otoño e invierno. La diferencia está en la duración. La primavera dura 7 meses y el verano 6. En cambio el invierno y el otoño si varían en algunas temporadas.
  • La Civilización Egipcia fue la primera en darle nombre al planeta. Har dècher que significa “El Rojo”.
  • El símbolo de Marte es el mismo que representa al sexo masculino.
  • Tiene las peores tormentas de arena en todo el sistema solar.
  • Tiene la montaña más alta del sistema solar conocida como el Monte Olimpo con una elevación de 27 km.
  • Lo más parecido a Marte es la Antártida

No cabe duda de que Marte es un planeta que ha despertado la curiosidad de ser estudiado por muchos investigadores a lo largo de la historia. ¿No te quedaron ganas de seguir estudiando sobre este planeta?

Fuente: MassScience

0 900

El sistema planetario con siete exoplanetas rocosos del tamaño de la Tierra, descubierto por un telescopio de la NASA, es aún un enigma para la ciencia: “se necesitarán estudios profundos para saber si puede albergar vida como la conocemos”, aclararon Leticia Carigi y Yilén Gómez Maqueo, investigadores del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
“La emoción de este descubrimiento es que Trappis-1 representa un sistema con planetas del tamaño de la Tierra, es el único que se ha descubierto así y podemos estudiarlo más a fondo con instrumentación del futuro”, expuso Gómez Maqueo.

Por ejemplo, prosiguió, el satélite James Webb Space Telescope (JWST), de la NASA, que se planea sea lanzado en 2018, tendrá instrumentación que observe en el infrarrojo y permitirá ver si tienen atmósfera y si sus planetas o no a la Tierra.
También se podrían observar desde un telescopio de 30 metros, que construirá en Chile el ESO (Observatorio Europeo Austral), y analizar su atmósfera, si es que la tiene.
“Aquí en México estamos desarrollando un proyecto de un telescopio de un metro para rastrear justamente este tipo de sistemas que están alrededor de las estrellas más frias, como Trappist-1, para buscar planetas rocosos”, resaltó Gómez Maqueo.

Está planeado que se construya este año en el Observatorio Astronómico Nacional de San Pedro Mártir, en Baja California. Estará a cargo del Instituto de Astronomía, se hará en colaboración con científicos de las universidades de Berna y de Ginebra, en Suiza, y la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.
“Tenemos los fondos para la construcción, la instalación y la operación. Espero que la visibilidad de este tipo de descubrimiento nos dé peso en la sociedad”, finalizó Gómez Maqueo.

Fuente: lavozdemichoacan.com.mx

Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diseñaron un robot con inteligencia artificial que es capaz de seguir a un astronauta y recolectar piezas como rocas. Está diseñado para recorrer terrenos similares a los de Marte o la Luna, y será probado en Polonia en una misión análoga en la que se simula un viaje espacial con el objetivo de experimentar y probar nueva tecnología.

El robot llamado Rover ya les ha valido al grupo UNAM Space premios y reconocimientos dentro de la competencia Sample Return Robot Challenge a finales del año pasado, pero ahora fue seleccionado para tener su primera prueba.

“Estamos trabajando desde hace varios años en un robot completamente autónomo que se dedica a la exploración y recolección de cosas específicas como piedras, este robot está diseñado para estar en Marte o la Luna”, dijo en entrevista con la Razón Juan Carlos Mariscal, capitán de UNAM Space.
Rover, que requirió cuatro años de trabajo para ser elaborado, funciona con inteligencia artificial, desarrollada por los propios estudiantes. El Software se comunica con el sistema electrónico del robot que controla las ruedas y el resto de los componentes.

“Está diseñado con especificaciones tecnológicas para funcionar en un etorno diferente al planeta Tierra. Los sensores principales son cámaras web que hacen la recolección de imágenes de vídeo y a partir de algoritmos de inteligencia artificial el robot es capaz de discernir qué camino es el que tiene que tomar para recolectar una muestra en específico, ubicar el camino o desarrollar un mapa del entorno”, precisó.

Pesa 40 kilogramos y mide aproximadamente 80 centímetros de altura por un metro de ancho. Sin embargo, para la misión europea tendrán que modificarlo para adaptarse al terreno. Para construirlo tuvieron que usar piezas de un cortinero y fabricar ellos mismos algunos de sus componentes. El proyectó requirió una inversión de aproximadamente 100 mil pesos. En las competencias de EU los robots implican costos hasta más de seis veces lo que gastó el equipo mexicano, es decir, unos 618 mil pesos.

A pesar de la diferencia de costos, el robot de UNAM Space y el de estudiantes de institutos estadounidenses “hacen lo mismo”, recalcó Juan Carlos.

Junto con otros estudiantes de la facultad de ingeniería como Tania Robles, Jessica Reyes, Genaro Marcos y Luis Ángel Castellanos, Juan Carlos fue parte de un grupo que asistió a la International Space University (ISU) en Australia para profundizar en sus estudios en el ramo espacial y tras ello lograron obtener cinco lugares para en la próxima estancia en Irlanda.

 

El explorador

  1. La maquinaria pesa alrededor de 22 kilos y tiene un valor aproximado de 100 mil pesos.

  2. Su objetivo es encontrar y recolectar muestras en territorios con condiciones distintas a las de la Tierra.

  3. Para su construcción se utilizaron piezas de cortineros y otras piezas fueron fabricadas por los universitarios.

  4. En 2016 obtuvo un galardón de la NASA en la competencia Sample Return Robot Challenge.

Fuente: razon.com.mx

Un equipo internacional de astrónomos ha descubierto un nuevo sistema solar con siete planetas del tamaño de la Tierra. Está a unos 40 años luz de nosotros, en torno a una estrella tenue y fría de un tipo conocido como “enanas rojas”. En la Vía Láctea, esta clase de astros son mucho más abundantes que las estrellas como el Sol y, recientemente, se han convertido en el lugar predilecto para buscar gemelos terrestres que podrían albergar vida, según explicaron los investigadores y responsables de la NASA en rueda de prensa. La cuestión ahora no es si encontraremos un planeta como la Tierra, sino cuándo”, han asegurado.

El nuevo sistema solar órbita en torno a Trappist-1, un astro del tamaño de Júpiter ubicado en la constelación de Acuario. El año pasado, un equipo internacional de astrónomos halló tres planetas orbitando en torno a este astro, con tan solo un 8% de la masa del Sol. En un nuevo estudio publicado hoy en la revista Nature, el mismo equipo confirma la existencia de esos tres mundos y anuncia otros cuatro. Todos tienen un tamaño similar a la Tierra, pero están mucho más cerca de su débil estrella, lo que les permitiría albergar agua líquida, condición esencial para la vida. Se trata del sistema solar con más planetas del tamaño de la Tierra y que podrían contener agua que se ha hallado hasta la fecha, según un comunicado del Observatorio Europeo Austral (ESO).

En febrero y marzo de 2016, los astrónomos usaron el telescopio espacial Spitzer de la NASA para captar las minúsculas fluctuaciones en la luz del astro que se producen cuando los planetas pasan frente a su estrella. Telescopios terrestres en Chile, Sudáfrica, Marruecos, EE UU y la isla de La Palma, en Canarias, dirigieron también sus lentes hacia Trappist-1 entre mayo y septiembre. Las observaciones confirman la existencia de seis planetas, Trappist-1 b, c, d, e, f y g, según su proximidad decreciente al astro, y sugieren la existencia de un séptimo, h, aún no confirmado. Los seis planetas confirmados parecen ser rocosos, como la Tierra, Marte, Venus y Mercurio, aunque algunos podrían ser mucho menos densos. Trappist-1 y sus mundos se parecen mucho a Júpiter y sus lunas heladas Io, Europa, Ganímedes y Calisto, algunas también candidatas a albergar vida.

 

 

“Es un sistema planetario alucinante, no solo porque haya tantos sino porque su tamaño es sorprendentemente similar al de la Tierra”, dice Michaël Gillon, investigador de la Universidad de Lieja (Bélgica) y autor principal del estudio. “La pregunta de si estamos solos en el universo se resolverá en las próximas décadas”, ha dicho Thomas Zurbuchen, investigador de la NASA, durante la rueda de prensa. No será viajando, o al menos por ahora: para llegar allí con la tecnología actual, necesitaríamos unos 300.000 años.

El planeta más cercano a su sol tarda un día en completar una órbita y el más alejado, 12. Los tres primeros están demasiado cerca de la estrella, con lo que probablemente tienen climas demasiado abrasadores como para que el agua no se evapore de su superficie, según los modelos climáticos usados por los astrónomos. Es probable que h, con un tamaño más parecido al de Venus o Marte, sea un mundo helado por su lejanía a la estrella. Los tres planetas restantes están dentro de la llamada “zona habitable” y pueden albergar océanos, según el ESO.

 

Fuente: elpais.com

Danton Bazaldua, estudiante de Ingeniería en Telecomunicaciones en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue nombrado por el Consejo Consultivo de la Generación Espacial (SGAC), organismo de la ONU, como uno de los cuatro “líderes emergentes” del sector espacial.

“Para mí, esta oportunidad significa una sensación increíble de poder representar a México y a la Universidad, que no tiene descripción alguna. Realmente es un honor para mí estar en este momento portando la bandera de México y el estandarte de la UNAM en donde pise con este tipo de proyectos”, declaró Bazaldua a UNAM Global.

El estudiante de Ingeniería tuvo que competir contra 70 adversarios del más alto nivel, donde sólo triunfaron cuatro personas: Harriet Brettle, del Reino Unido, estudiante de astrofísica en la Queen Mary University of London; Oniosun Temidayo Isaías, de Nigería, graduado de Meteorología en The Federal University of Technology Akure; Jessica Todd, de Australia, es ingeniera aeroespacial por la University of Sydney; y el mexicano Danton Bazaldua, quien con 23 años, es el más joven del grupo.

Los cuatro ganadores trabajarán juntos del 1 a 8 de Abril, en Colorado, Springs, Estados Unidos, para discutir propuestas y proyectos para el desarrollo tecnológico y legal en materia espacial para el beneficio de la humanidad.

Al término presentarían los resultados de su estudio en el Comité para el Uso Pacífico del Espacio Exterior (COPUOS), que se llevará a cabo en Viena, Australia, en junio próximo.

Logros. El estudiante mexicano tendrá la oportunidad de representar a la UNAM en la primera simulación análoga de la Agencia Espacial Europea (ESA) es uno de los proyectos que llevará a cabo en Polonia la Poland Mars Analogue Simulation 2017 (P.M.A.S 2017).

La primera participación de Danton Bazaldua con el Consejo Consultivo de la Generación Espacial fue como parte del Comité Organizador Local para el Congreso de la Generación Espacial 2016, que tuvo lugar en Guadalajara.

A principios de 2016, Bazaldua ganó el primer lugar en el Mexican Desing Mission Contest, organizado por la Universidad de Surrey.

Además, durante el International Astronautical Congress 2016 tuvo la oportunidad de presentar artículos relacionados con las comunicaciones por satélite y economía espacial en América Latina.

Lazos Nacionales: Danton Bazaldua, junto a Yair Israel Piña López, el investigador más joven de la NASA y estudiante de Física de la UNAM, desarrollaron un dispositivo prototipo para monitorear los signos vitales de los astronautas, así como la radiación solar.

El aparato fue creado para ayudar en las futuras misiones a Marte y su tecnología fue seleccionada entre una gran cantidad de proyectos a nivel global, quedando entre los mejores 10.

Piña López lo probará en el Mars Desert Research Station (MDRS), mientras que Danton Bazaldua lo hará en el P.M.A.S 2017, las dos simulaciones análogas más importantes a nivel mundial. “Se trata de un chaleco que no pesa más de 800 gramos y servirá como aditamiento a los trajes espaciales que se usarán durante la misión”, explica la UNAM. El diseño será probado en EU desde abril, y en Polonia a partir de julio, en simuladores de una misión real a Marte.

Hoy, en la UNAM, se presentarán los detalles del proyecto de Danton Bazaldua.

 

Fuente: eluniversal.com.mx

visítanos también en: