Home Zona Ambiental
Ecología, Medio ambiente, Activismo, Sustentabilidad, Energía.

Los llamaban “Experimentos del viernes por la noche”. Andre Geim, físico del laboratorio de nanotecnología de Manchester, y su doctorando, Kostantín Novosiólov, dedicaban esos pasatiempos vespertinos a trabajar en áreas de la ciencia distintas a las habituales en lugar de irse a casa.
“¿Por qué no hacemos transistores con grafito?” se dijeron un día. Y serendipia mediante, en su segundo ensayo obtuvieron ese material que, 6 años más tarde, sería el pasaporte para ganar el Premio Nobel de Física en 2010: grafeno, el material del futuro.

C8F

El grafeno es una capa de grafito de solo un átomo de grosor imperceptible al ojo. Sus propiedades baten marcas, porque se trata del material más flexible, más fuerte, más ligero y que mejor conduce el calor, al menos que conozcamos. Un par de datos para hacernos a la idea, es hasta 200 veces más resistente que el acero y pesa 5 veces menos que el aluminio.

Con este acervo de cualidades, lo lógico es que la industria se haya lanzado a una carrera meteórica por aprovechar sus bondades y desarrollar todo tipo de aplicaciones del grafeno.

Teniendo en cuenta que el grafeno es transparente y que una de sus propiedades más valoradas es la conductividad, no es extraño que las investigaciones sobre este material estén relacionadas en gran parte con su uso en paneles fotovoltaicos. De hecho, varios científicos ya han demostrado que este metal puede convertir un fotón en múltiples electrones capaces de conducir la electricidad. 14805laserg8630

El ámbito de la sostenibilidad ha encontrado en el grafeno un socio incondicional, y las investigaciones sobre desalinización y purificación del agua con ayuda de este metal están siendo muy alentadoras.
A vista de microscopio, una lámina de grafeno es una estructura de hexágonos en donde quedan pequeñísimos agujeros con un tamaño suficiente para que por ellos puedan pasar las moléculas del agua. Esta permeabilidad podría convertir al grafeno en un filtro ideal para atrapar las partículas contaminantes y potabilizar el agua.

Sera-el-grafeno-el-material-del-futuro-1Científicos del MIT lograron hace un tiempo filtrar la sal del agua con la ayuda de los nanoporos de grafeno entre 2 y 3 veces más rápido que con las tecnologías actuales. Además, una investigadora de la Universidad de California ha diseñado una membrana a base de grafeno muy fina que tiene la capacidad de filtrar el agua y eliminar sus contaminantes de una forma eficaz y con menos gasto energético que los procedimientos actuales.

Las propiedades del grafeno han hecho que el mundo textil también se haya fijado en este metal para diseñar nuevos tejidos. Su resistencia y ligereza podrían permitir confeccionar prendas blindadas a prueba de balas clave para policías o para el ejército.
Además, su conductividad ha llevado a un grupo de investigadores a integrar electrodos flexibles y transparentes de grafeno en fibras textiles con la idea de convertir las prendas en verdaderos dispositivos portátiles o wearables ligeros, resistentes y fáciles de transportar.

Fuentes: El País, El Economista, Tuexperto, BBC, Vofeel, Computer Hoy

Se cree que el continente es un remanente del supercontinente Gondwana, que existió 200 millones de años atrás.

Al estudiar los minerales en la isla, encontraron que algo andaba raro con su edad. “La Tierra está constituida por dos partes: los continentes que son viejos y los océanos que son nuevos. En los continentes encuentras piedras que tienen más de cuatro mil millones de años de antigüedad, pero no encuentras algo así en el océano, pues ahí es donde se han formado las nuevas rocas”, explica el profesor Lewis Ashwal, autor de la investigación.

“Mauricio es una isla, y no hay rocas más antiguas de nueve millones de años. Sin embargo, estudiando las piedras en la isla, encontramos zirconias de tres mil millones de años”.

Las zirconias son minerables que se encuentran en el granito que está presente en los continentes. Son tan durables que las hace perfectas para calcular su edad.

Lo que significa que Mauricio sepultó los restos del antiguo, y aún no descubierto, supercontinente Gondwana.

De hecho, la única razón por la que existe la isla Mauricio es gracias a una erupción volcánica que tuvo lugar hace nueve millones de años.

 

Gonwana es un supercontinente que existió hace mas de 200 millones de años y contenía rocas tan viejas como tres mil 600 millones de años, para después separarse en dos y formar lo que ahora conocemos como África, Sudamérica, Antártida, India y Australia, India y Australia. La separación ocurrió debido al proceso geológico, en el que la cuenca oceánica se mueve entre 2 y 11 centímetros al año. Los continentes se encuentran sobre los platos que forman el suelo oceánico y que causan el movimiento de los mismos.

 

 

Fuente: frontenet.com

Con el fin de disminuir la contaminación ambiental y al mismo tiempo contribuir a eliminar la plaga de lirio acuático —considerada como una de las más incontrolables por su alta capacidad de reproducción— el estudiante de 19 años José Alberto Espejel Pérez creó un método que convierte esta planta en biocombustible. La intención de dicho descubrimiento es que en un futuro cercano este producto pueda utilizarse como una vía segura que sustituya los combustibles hechos a base de hidrocarburos y que además tenga una producción y alcance accesible para toda la población. Actualmente el proyecto se encuentra con la patente en trámite y se espera que para el año 2020 pueda concluirse oficialmente. Con la reciente aprobación y elogios por parte de los ganadores del Premio Nobel 2016 por exponer este proyecto en el Seminario Internacional Juvenil de Ciencia en Estocolmo, Suecia, el estudiante de la licenciatura en ingeniería ambiental de la Universidad La Salle contó para la Agencia Informativa Conacyt las razones e impresiones que esta investigación ha generado a nivel mundial.Jose-A.-Espejel-Perez

Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿De qué trata este proyecto y cómo surgió la idea de materializarlo?                                             José Alberto Espejel Pérez (JAEP): Es acerca de la producción de bioetanol a partir de lirio acuático y la idea comenzó en la preparatoria, en el Centro Universitario México (CUM), gracias a una actividad extraescolar que se llama Jóvenes en la Investigación, en la que hay maestros que te asesoran en las áreas de biología, física, matemáticas, psicología y química. Escogí el área de química y, con ayuda de mi maestra asesora, se llevó a cabo. Ella tiene inclinación por el estudio de los lirios; sin embargo, no había algún protocolo de este tipo. Es así como iniciamos la investigación de manera básica y después surgieron las preguntas sobre cómo trataríamos el lirio: líquido, composta, en pilas de carbón, etcétera. Comenzamos a ver varias opciones y una de esas fue hacer bioetanol. Después de concretar el manejo de la materia empezamos a revisar la bibliografía necesaria de los procesos actuales de revisión de etanol y así identificar los procesos que más se adecuaran al tratamiento del lirio.

AIC: ¿Podrías explicar en qué consiste el proceso de conversión?                                                                              JAEP: Todo empieza con la colecta de la planta y se trabaja de manera íntegra, después pasamos a molerla hasta producir una especie de jugo, que va a una fase de pretratamiento y consiste nada más en elevar la temperatura para deshacer la planta en su interior. Posteriormente, pasa a una de las fases más importantes llamada hidrólisis y trata de agregar ácido —en este caso ácido sulfúrico (H2SO4)— a la mezcla para que funcione como catalizador y así con la molécula del agua, literalmente, se rompen todas las estructuras y cadenas de la planta, y para que esta mezcla no permanezca en niveles altos de acidez, se le agrega una base —hidróxido de sodio (NaOH)— para que de esta manera neutralice fuertemente. El resultado de este proceso es la formación de una sal, además de que se queda la materia que no se pudo degradar con ninguno de los procesos anteriores de acidificación y neutralización de la mezcla, lo cual es completamente normal. Se filtra la masa no degradada y sale una especie de lodo que es materia orgánica que resultó de la planta, además de un jarabe que es ya la concentración de azúcares en el que se encuentran la glucosa, fructosa, maltosa, etcétera, enfocándonos más en la glucosa en esta primera parte del proyecto. El jarabe que resulta de este proceso se fermenta y se utiliza la levadura comercial Saccharomyces cerevisiae, mejor conocida como levadura de cerveza y que es muy utilizada en el mundo de la panadería. Después de cinco días de fermentación destilamos la mezcla y de esta manera se obtiene el alcohol. En la experimentación inicial era mucho pedir que saliera una sola gota de bioetanol, ahora ya sabemos que por cada kilo de lirio que se recolecta obtenemos veinte mililitros del producto.

AIC: ¿Cuáles son las aplicaciones prácticas que este proyecto podría tener?                                                                      JAEP: El proyecto en general tiene dos ejes: el primero es ocupar el lirio acuático para eliminar la plaga, ya que esta planta es considerada como tal y, de hecho, está catalogada como una de las diez plagas más agresivas del mundo, y es por su comportamiento invasivo y altos índices de reproducción que queríamos ayudar a todas las zonas infestadas como Xochimilco. El segundo eje fue este proceso de obtención de etanol. En otros países ya se utiliza el alcohol a partir de la caña de azúcar, maíz y otros residuos aplicándolo en los autos como aditivos en la gasolina o aplicándolo directamente en el motor. Si lo ves como mezcla, está reemplazando aditivos con contenido de plomo o compuestos de nitrógeno en su fórmula, los cuales perjudican la calidad del aire, y si se utiliza de manera íntegra, es mucho mejor ya que se reemplaza la gasolina en su totalidad.

AIC: Esta investigación te ha llevado a viajar por muchos lugares con el objetivo de exponer lo descubierto,                ¿Cómo ha sido el recibimiento de este trabajo?                                                                                                               JAEP: Ha sido muy bien recibido, utilizamos como primera vía de divulgación la ExpoCiencias Metropolitana que organiza el Instituto Politécnico Nacional (IPN) a través de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), unidad Culhuacán,y la Red Nacional de Actividades Juveniles en Ciencia y Tecnología. En 2014, había participado con otros proyectos; en 2015, estuvimos en la etapa metropolitana, gané el primer lugar en mi categoría, así como el pase nacional, y para diciembre de 2015 viajé a Tampico, Tamaulipas, para las nacionales donde gané el primer lugar absoluto que me dio la oportunidad de participar en el Seminario Internacional Juvenil de Ciencia de Estocolmo en Suecia. En ese seminario en Suecia participamos 25 chavos de 18 países y me tocó ser el único representante de México. Durante la estancia en aquel país me sorprendió mucho el recibimiento del proyecto, ya que es conocido que ellos tienen un buen manejo de residuos y buena producción de etanol, por lo tanto, pensé que no les enseñaba nada nuevo. Sin embargo, fue todo lo contrario, pues, en primer lugar, en Suecia no se producen estas plantas por tratarse de plaga de clima tropical y el hecho de combatir dos problemas —mejorar calidad de aire y detener la plaga-– en un solo producto llamó fuertemente la atención de los especialistas. Anterior a este viaje a Suecia visité Campeche y puedo considerar que ha sido la mejor conferencia que he tenido, ya que en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecytec) expuse a un público de mil 300 estudiantes aproximadamente y el proyecto fue muy bien recibido, pues en la zona tienen este problema de plaga, por lo que me abrieron las puertas para trabajar en el área.

AIC: ¿Quién te asesoró en este proceso?                                                                                                                        JAEP: Fue la doctora Norma del Rocío Mireles López y se especializa en el campo ambiental. De hecho, el proyecto empezó con cuatro alumnos, pero a los dos meses y por diferentes circunstancias salieron dos miembros. Después de la renuncia de los dos integrantes, quedé con otro compañero y con él ganamos la etapa metropolitana, pero ya en la fase nacional me quedé solo y fue con la ayuda de la doctora Norma que el proyecto se sacó adelante y pudimos llegar hasta donde estamos hoy.

AIC: ¿Qué significa para ti ser parte de un proyecto de esta magnitud y cuál es el siguiente paso?                         JAEP: Honestamente yo empecé este proyecto sin expectativas de nada, pero con el tiempo empecé a darme cuenta que tenía mucho potencial y seguí trabajando a pesar de las dificultades. Para mí, la ciencia es buscar soluciones prácticas que permitan mantener y elevar el nivel de vida que tenemos y me da mucha satisfacción poder dar palabras motivacionales en cada conferencia porque alienta a la gente a seguir con sus objetivos. En cuanto al futuro próximo de este proyecto, está por terminar el trabajo de laboratorio, estandarizar técnicas para que termine siendo un proceso amigable con el ambiente, económicamente viable y poderlo llevar a escala industrial. Actualmente tenemos la solicitud de la patente y en cuanto ya la tengamos podremos trabajar en planta piloto y hacer un ensayo a escala industrial para que a partir de ahí podamos buscar inversionistas o, en su defecto, vender el proyecto o dividirlo. Son muchas las posibilidades, pues le veo futuro y quiero buscar que tenga un lugar en la producción de etanol, todavía somos dependientes del petróleo y esta implementación podría ser un principio para cambiar el uso de la materia prima, como esta planta, de manera eficiente. También creo que este mismo método puede ser empleado en otro tipo de plantas o malezas que no se tratan y siguen deteriorando los ecosistemas. Hay mucha materia prima para trabajar y a nivel local le veo mucho impacto para generar grandes cambios, pero todo comienza poco a poco.

 

 

 
Fuente: ECOTICIAS

 

Es por ello que Google pretende comprar más energía renovable en el 2017, para cubrir así la demanda energética que acarrean sus oficinas y sus centros de datos. La multinacional, Alphabet Inc., de la cual Google es la principal subsidiaria, llevaba planteándose esta meta desde el 2012, y dos años antes, en el 2010. Google había firmado su primer contrato de energía renovable.

La construcción del proyecto requirió una cantidad de 3.500 millones de dólares, donde solo 2.000 millones fueron destinados a plantas ubicadas en los Estados Unidos, aseguró Gary Demasi, director de Energía e Infraestructura de Google. Quien además, demostró sorpresa con el rápido progreso en los planes de la compañía para el 2017. Nada más en 2015 fueron consumidos unos 5,7 teravatios de energía, para hacer operar todas sus sedes alrededor del mundo.

Pero no es solo Google la única empresa en el mundo que tal vez planea esa tarea, porque tan solo el año pasado más compañías firmaron acuerdos por la compra de 1,1 gigavatios de energía renovable, y son alrededor de unas 80 grandes compañías las que se han comprometido con ello, esto con motivo de formar parte en la lucha, contra el cambio climático.

En Estados Unidos se encuentran las sedes de las principales empresas tecnológicas que encabezan las compras globales de energía limpia. Amazon Inc. es la segunda mayor compradora, con 1,2 gigavatios, según Bloomberg New Energy Finance (BNEF). Microsoft, por su parte, suscribió 50 megavatios en acuerdos de compra de energía. “Consideramos que esto es un primer paso. El cambio climático es real y es una crisis de nuestra época”, comento Demasi.

“Google lideró el camino en actividad real, pero también en la difusión al público de lo que hacía, lo que presionó a otras compañías a suscribir también acuerdos de compra de energía”, dijo en una entrevista Nathan Serota, analista de BNEF en Nueva York.

90_Google_2-768x509

Google ha suscrito contratos de energía limpia por alrededor de 1 gigavatio, y donde muchos de esos acuerdos tendrán comienzo el año próximo. Los acuerdos de la compañía son con tal de impulsar su crecimiento en regiones donde tiene centros de datos y operaciones importantes, además del uso de tecnologías que suministren energía de manera ininterrumpida.

Un grupo de científicos del Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) crearon celdas solares orgánicas a base de grafeno, con el objetivo de alcanzar mayor conversión de energía solar a eléctrica.

A diferencia de las celdas basadas en silicio, las hechas con grafeno, pueden ser ligeras, semitransparentes, flexibles y a un menor costo, pues el material presenta propiedades únicas de conductividad eléctrica y térmica.

Para el desarrollo del modelo, este centro de investigación trabaja en la obtención del carbono y sus variantes, las cuales son caracterizadas mediante diferentes métodos ópticos, químicos y espectroscópicos, a fin de aplicarlos en celdas solares orgánicas.

“En el CIO estamos desarrollando, en colaboración con la Universidad de Guanajuato, variantes de grafeno a partir de grafito por distintos métodos”, explicó el especialista del CIO, José Luis Maldonado Rivera.

“Lo hemos estado utilizando para dopar la capa activa de las celdas solares orgánicas, que es la que recibe la radiación solar y la absorbe, para que tengamos una mayor conversión de energía solar a energía eléctrica”, agregó.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Maldonado Rivera dijo que otra variante de grafeno ha sido usada en capas alternas de celdas solares, por ejemplo, en la colectora de huecos para transporte de cargas positivas.

“Además, se puede aplicar como capa colectora de electrones e incluso como electrodos en las celdas solares, electrodos transparentes o semitransparentes y flexibles, aunque ese proceso no lo hemos realizado aún aquí en el CIO, pero tenemos planeado llevarlo a cabo en un futuro próximo cercano”, destacó.

1380180

 

El científico declaró que la idea es fabricar celdas solares basadas sólo en materiales grafénicos, con el único objetivo de que un futuro próximo se dejen de usar las de silicio.

“Las celdas fotovoltaicas orgánicas (OPV, por sus siglas en inglés) las hemos estado desarrollando en el GPOM-CIO desde hace 10 años, obteniendo resultados muy alentadores”, reveló.

“Más de 8.3 por ciento de eficiencia, con esto hemos desarrollado prototipos de paneles solares que son capaces de alimentar leds, pequeños motores y hasta para cargar smartphones”, sostuvo.

Además, los expertos hacen estudios para realizar celdas OPV, en celdas híbridas conocidas como perovskitas, las cuales en seis años han evolucionado de manera importante, con casi 13 por ciento de conversión energética en dichas estructuras.

El proyecto es parte del Laboratorio Nacional de Materiales Grafénicos (LNMG), con sede en el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) en Saltillo, Coahuila, el Centro de investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq) y el CIO.

 

Científicos de la Universidad Politécnica de Varsovia, quienes con los autores de un proyecto que busca ayudar más no sustituir a las abejas. Su primera abeja robótica, la cual ya pusieron a prueba, hizo un muy buen trabajo en la prueba de campo con respecto a su capacidad de llevar acabo el acto de la polinización. Los buenos resultados dan una esperanzadora alternativa para hacer frente al problema con las abejas, palabras dadas por el ingeniero Rafael Dalewski.

“El pasado verano hicimos la prueba y ya tenemos la primera semilla obtenida a través de esta polinización artificial, por lo que queda demostrado que nuestro robot puede hacer casi lo mismo que las abejas reales”, explica Dalewski.

La tarea que el equipo de científicos se ha decidido por cumplir es la de ayudar a las abejas que hay actualmente en el proceso de polinizar, más no quitarles su trabajo. “no pretende sustituir a los insectos, pero sí ayudar a su labor y complementarla”, agrega Dalewski, quien no ve la diferencia de calidad de trabajo entre la trabajadora original o la artificial.

El modo de operar de estas abejas es previamente programado para que así estas tengan por entendido en que zona en específico y que flores se van a concentrar.

Además, el equipo de la politécnica de Varsovia ha creado dos tipos de robots polinizadores, uno volador y otro terrestre, ambos armados con una especie de plumero que usan para impregnar con el polen recolectado a las otras flores.

 

88_abeja_robotica

 

El robot terrestre tiene una autonomía mayor en el trabajo y con una batería más duradera, este puede concluir con su trabajo para luego volver por su cuenta la su base de recarga.

Su creador afirma que estos robots pueden ser también utilizados para una “agricultura de precisión” como “dosificadores inteligentes” de fertilizantes, abonos o pesticidas, ya que su programación les permite definir la cantidad a depositar, dependiendo de factores como la planta o la ubicación.

La abeja es una fuente de polinización tanto para los cultivos como para la naturaleza, si esto no ocurriera el rendimiento de la agricultura bajaría, esto supondría un peligro para las especies de plantas en las que el único medio de polinización fiable son las abejas.

La Universidad Politécnica de Varsovia quiere poner a trabajar sus primeros prototipos de abejas robot a partir de 2017, para luego en dos años estas sean fabricadas en serie.

 

 

En colaboración con la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) 100 empresas desarrolladoras en México participan en la construcción de vivienda, bajo las Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMA, por sus siglas en inglés).

La Conavi informó que la Vivienda NAMA se encuentra en 39 ciudades de 26 estados, de los cuales, Nuevo León, Quintana Roo, Tamaulipas, Hidalgo y Sonora son los que tienen una mayor participación en la construcción de este tipo de soluciones habitacionales.

De 2015 a 2016, la participación de las desarrolladoras de Vivienda NAMA ha incrementado en más de 300 por ciento, recordó la directora general de la Conavi, Paloma Silva de Anzorena, al participar en el Congreso “Green City”, en el marco de The Green Expo 2016.

La construcción de Vivienda NAMA fomenta al desarrollo verde de la industria de materiales y tecnologías, promoviendo el aumento en los estándares de eficiencia y de la calidad de los productos instalados en los hogares.

Además, se fomenta el desarrollo de las capacidades dentro de las empresas, a través de la oferta, así como la demanda por medio de la sensibilización del comprador, apuntó la Conavi en un comunicado.

Las NAMA no sólo son para vivienda nueva, sino también para usada, mediante el Programa Mejoramiento Integral Sustentable de Vivienda, que opera el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) y la Secretaría de Energía (Sener) en colaboración con la Conavi.

Este entrega ecotecnologías de acuerdo a zonas bioclimáticas, con lo cual se apoya a la economía de las familias y fomenta el cuidado del medio ambiente.

En el programa Mejoramiento Integral Sustentable de Vivienda, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, a través de la Conavi, otorga un subsidio a las familias que soliciten el paquete de ecotecnologías y que tengan ingresos menores a cinco salarios mínimos, es decir, 11 mil 102.08 pesos en 2016.

864_casas-ecologicas_55   casa-ecologica

La Conavi mencionó que el paquete de ecotecnologías comprende focos ahorradores de energía, aislantes térmicos de techo y muro, calentadores de agua, aire acondicionado eficiente, entre otros.

“No solamente estamos volviendo verdes las casas, sino más bien ya es un tema de hacer ciudad, ciudad verde”, destacó Silva de Anzorena.

Las soluciones habitacionales NAMA buscan transformar el sector de la vivienda nacional en un mercado competitivo bajo en carbono, generando beneficios y co-beneficios que ya están en implementación.

En un año, el Programa Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales de la Conavi ha otorgado 672 millones de pesos a Vivienda NAMA, lo que es igual a que una de cada 10 soluciones habitacionales hayan recibido un subsidio del gobierno de la República.

Con estas acciones, la actual administración cumple su compromiso de reducir la emisión de gases contaminantes, pues hoy en día tienen un potencial de reducción de 30 mil 636 toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2).

Hoy en día, las fotografías aéreas de alta resolución proporcionan rápida y fácilmente información que no muchos años atrás solo podía obtenerse mediante observaciones de campo y solo para un área espacial muy limitada. Por primera vez, un equipo de científicos, dirigido por Jan C. Habel de la Universidad Técnica de Múnich (TUM, por sus siglas en alemán) ha utilizado drones para predecir los microhábitats adecuados para las larvas de especies de mariposas en peligro de extinción.

mariposa

Las mariposas son muy sensible a los cambios medioambientales, tal y como indica el estudio realizado por Habel y sus colegas, quienes evaluaron los cambios en las comunidades de especies, cubriendo un período de unos 200 años. Para la persistencia a largo plazo de poblaciones locales de mariposas en un área de conservación natural es crucial que las larvas se desarrollen con éxito. Usando imágenes aéreas de alta resolución tomadas por drones, Jan C. Habel, del Grupo de Investigación de Ecología Terrestre en la TUM, investigó los microhábitats larvarios de dos especies de mariposas en declive poblacional.

img_38485

La alta resolución de apenas unos pocos centímetros por píxel, gracias a los sobrevuelos a baja altitud, proporciona información útil de las estructuras de los microhábitats a lo largo y ancho de una zona relativamente grande, tal como destaca Habel. Un microhábitat es, en el caso de los examinados en el nuevo estudio, un lugar característico dentro del cual crecen ciertas plantas que actúan como anfitrionas para las larvas, con una densidad específica de   la vegetación, y donde las sombras y la humedad crean un microclima especial. Los microhábitats para las larvas     de mariposa pueden diferir notablemente de los hábitats típicos ocupados por las mariposas adultas.

0 751

Gorilas y Orangutanes en grave riesgo de extinción

“Cuatro de los seis grandes simios –el gorila oriental, el gorila occidental, el orangután de Borneo y el orangután de Sumatra– están ahora clasificados en la categoría ‘en peligro crítico’, mientras que el chimpancé y el bonobo se hallan en la categoría ‘en peligro”, explica la UICN en un comunicado.

La última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) visibiliza la situación crítica de cuatro de las seis especies de grandes simios que existen en el mundo.

El gorila oriental (Gorilla beringei) ha pasado de la categoría “en peligro” a “en peligro crítico” a raíz de una devastadora reducción de su población, que asciende a más del 70% en 20 años. Su población se estima en menos de 5.000 individuos. El gorila oriental de planicie (G. b. graueri), una de las dos subespecies del gorila oriental, perdió el 77% de su población desde 1994: de 16.900 individuos pasó a solo 3.800 en 2015.90be2f12737d7b99fd3df4fdf6258f41

“Es realmente preocupante ver al gorila oriental –una de las especies más cercanas al ser humano– encaminarse a la extinción”, comentó Inger Andersen, Directora General de la UICN.

“Vivimos en una época de grandes cambios y cada actualización de la Lista Roja de la UICN nos muestra que la crisis global de la extinción avanza a gran velocidad. Las acciones de conservación dan resultados y cada vez tenemos más evidencias y pruebas  de que es así. Nuestra responsabilidad es  intensificar nuestros esfuerzos con el fin de  revertir la tendencia y salvaguardar el futuro de nuestro planeta”, añade.

Si bien está prohibido matar o capturar grandes simios, la caza representa la mayor amenaza para el gorila oriental de planicie. En cambio, la otra subespecie del gorila oriental, el gorila de montaña (G. b. beringei), se encuentra en una mejor situación, con un aumento de su población, que actualmente suma unos 880 individuos.

Según especialistas, se estima que en el año 2050, seremos 9 mil millones de personas en nuestro planeta, con más de un 80% de la población mundial viviendo en zonas urbanas. Además, nuestro planeta ya no tendrá suelos disponibles y seguros para cultivar plantas y hortalizas.

Sin embargo, existe una alternativa a esta problemática: la creación  de granjas verticales. Este concepto fue desarrollado por Dickson Despommier, microbiólogo, ecólogo y profesor de salud pública y medioambiental en la universidad de Columbia en Nueva York. Según él, las granjas verticales presentan la doble ventaja de ahorrar tierras agrícolas y de producir cerca de los consumidores.

En efecto, subraya el hecho de que si las técnicas agrícolas y los modos de consumo actuales no cambian, haría falta deforestar el equivalente de un territorio más grande que Brasil para poder alimentar a la población. Producir más en un espacio reducido, tal es el desafío de las granjas verticales.

Pero ¿cómo se organiza una granja vertical en medio de una ciudad ? Sólo se necesita un gran hangar en un edificio que dispone de dispositivos permitiendo cultivar en zonas urbanas a gran escala. Dentro de este espacio cerrado, miles de estantes llenos de hortalizas dispuestas verticalmente están creciendo.

Existen 2 principales técnicas de cultivo fuera de suelo que pueden ser utilizadas en una granja vertical: la hidroponia y la aeroponia.

Granjas Verticales - HidroponiaEn la hidroponia, se hunden las raíces de las plantas directamente en el agua que circula en circuito cerrado y en la cual se inyectan nutrientes para el crecimiento de las plantas (nitrógeno, potasio y fósforo). Ya que utiliza poca agua y que no requiere pesticidas, el cultivo hidropónico aparece más sostenible que la agricultura tradicional aunque los nutrientes utilizados son a menudo abonos minerales que proceden de la industria química.

La otra técnica fuera de suelo utilizada es la de aeroponia. Esta técnica consiste en nutrir las plantas mediante la vaporización una mezcla biológica de agua y nutrientes sobre las raíces y las hojas.

En la ciudad de Newark (estado de New Jersey, EEUU), se construyó la granja vertical más grande del mundo. Con 6500 m2 de superficie sin ningún contacto con el suelo o con el sol, la granja aeropónica de la empresa AeroFarmsvio sus primeros resultados en el año 2016, después de un año de producción intensa.

Las ventajas de las granjas verticales son numerosas:

 

  • Rendimientos elevados a lo largo del año (se pueden cosechar cantidades significativas de hortalizas sobre una superficie relativamente pequeña)
  • Llegada a madurez de las hortalizas más rápida, permitiendo varias cosechas al año
  • Reducción del uso del agua
  • Ausencia de pesticidas y OGM
  • Ausencia de enfermedades debido a plagas ya que las plantas se cultivan fuera de suelo
  • Ausencia de maquinaria agrícola tradicional : tractores, pulverizadores, sembradoras…
  • Reciclaje integral de los nutrientes que no fueron utilizados

 

Aunque este método requiera mucha electricidad (luz artificial  día y noche y calefacción continua en ciertos países), notamos que estos gastos energéticos se compensan con el hecho de que las plantas crezcan dentro de la ciudad misma, cerca de los consumidores, lo que reduce los gastos de transporte. Así, se prevé que la granja de Newark podrá producir 1000 toneladas de coles y ensaladas cada año, generando la creación de 78 empleos.

En su libro The Vertical Farm: Feeding the World in the 21st Century, Despommier estima que una granja vertical de 30 pisos podría alimentar a 10.000 personas para un rendimiento 4 a 5 veces más elevado que el rendimiento promedio de la agricultura tradicional. Estima también que si se colocan sensores en el techo de cada piso, se podría recuperar la evapotranspiración de las plantas para producir agua pura. Según el microbiólogo, los cultivos aeropónicos asociados a la producción de energías renovables (eólica y solar) y al reciclaje de los materiales de producción permitirían aumentar la productividad.

Sin embargo, este método no encuentra unanimidad ya que para muchas personas, comer hortalizas que crecieron fuera de suelo y sin luz del día no se puede concebir. A pesar de todo, la aeroponia propone un método sostenible de agricultura urbana, ecológica y de proximidad que hace frente a las problemáticas de desarrollo urbano y de alimentación en el mundo.

Existen proyectos de granjas urbanas en muchos países, que pueden tomar diferentes formas.

660578d8c5678a69c86730fac2206bcb-pearlsquareEn Japón, donde la densidad de población es muy elevada, las granjas urbanas se multiplican. La catástrofe de Fukushima ha acelerado el desarrollo de tales edificios, que aseguran la seguridad alimentaria del país. En este país, no se trata de granjas verticales sino de contenedores opacos y estériles que funcionan con LED, durante las 24 horas del día. La granja «Mirai», ubicada en Miyagi, puede producir 10.000 lechugas por día. Es la granja iluminada con LED más grande del mundo.

En EEUU, otro tipo de granja urbana se está desarrollando y consiste en «rooftop farms», o sea invernaderos urbanos en los tejados. Se trata de recuperar el espacio de los tejados de los edificios para colocar invernaderos. Esta técnica presenta varias ventajas: los cultivos aprovechan la luz del día, los invernaderos funcionan gracias a paneles solares colocados en el tejado y pueden también disfrutar de la calefacción del edificio. El ejemplo más famoso de estos «rooftop farms» es la granja Lufa en Montreal (creada en 2013), primer invernadero comercial sobre tejado del mundo. Se pueden encontrar estos «rooftop farms» en muchas ciudades tales como Singapur, Londres, Basilea.

Fuente: amazings.net

Hasta ahora existen tres tipos de celdas solares: las de primera, segunda y tercera generación. Esta última, a diferencia de las tradicionales, no utiliza silicio monocristalino y policristalino, o arseniuro de galio, sino dióxido de titanio con colorantes sensibles a la radiación solar.

Las celdas solares de tercera generación imitan el proceso de fotosinteis de las plantas y aprovechan mejor la radiación solar. El Centro Mexicano de Innovación en Energía Solar (Cemie-Sol) junto a un grupo de investigadores de diferentes instituciones del país inició el desarrollo de celdas solares de tercera generación que imitan el proceso de la fotosíntesis para la obtención de energía eléctrica.Las celdas solares son dispositivos que convierten la luz del sol en energía eléctrica por medio de uniones de materiales semiconductores, a través de las cuales se genera una corriente eléctrica.

Las celdas solares de tercera generación a diferencia de las tradicionales, no utilizan silicio monocristalino y policristalino, o arseniuro de galio, sino dióxido de titanio con colorantes sensibles a la radiación solar. Antonio Jiménez  uno de los investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto, recordó que la clorofila en las plantas es la encargada de absorber la luz del sol para que la fotosíntesis pueda llevarse a cabo, un proceso que culmina con la transformación de la energía luminosa en energía química.

Antonio Esteban Jiménez González, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto.

Antonio Esteban Jiménez González, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y responsable del proyecto.

El especialista en Física del Estado Sólido agregó que en la clorofila de una planta se realizan reacciones fotoquímicas para formar la molécula de la glucosa (el alimento de las plantas).“Cuando las plantas absorben la radiación solar se generan transiciones electrónicas del estado base de la molécula hacia estados de mayor energía (estados excitados), a partir de los cuales los electrones se transportan hacia la superficie y, posteriormente, hacia los electrodos de la celda donde son colectados. Los lugares vacantes (huecos) en la molécula excitada se comportan como cargas positivas. Después extraemos la carga eléctrica que generó el colorante. En una celda solar se aprovecha la generación tanto de cargas negativas como positivas. Aprendemos de la naturaleza que los colorantes en una planta absorben la radiación solar y que después la transforman en energía química. En una célula solar se absorbe la radiación y se transforma en energía eléctrica”, indicó. Así, emulando el proceso de la fotosíntesis, los investigadores utilizan nanopartículas del semiconductor de dióxido de titanio (TiO2) que al ser teñidas con colorantes naturales o artificiales, estos absorben la luz y generan un electrón en el estado excitado de la molécula, el cual migra hacia los niveles de conducción del semiconductor.

El proyecto con duración a cuatro años se encuentra en la fase final de la segunda etapa, cuyas actividades están abocadas a analizar las propiedades cristalinas, ópticas y cuánticas de los componentes de la celda solar sensibilizada, así como estudiar la correlación entre la radiación solar y el transporte de carga eléctrica. De acuerdo con el especialista, se espera que estas células solares alcancen 10 por ciento de eficiencia a nivel laboratorio.

“Los avances que tenemos son muy prometedores. No dudo que podamos cumplir nuestras metas al final de cuatro años. Cada vez hay nuevos conocimientos, nuevos materiales, y día a día se innova en tecnologías de tercera generación”, señaló.celdas-solares-3ra-generacion

A decir del doctor Jiménez González, los avances en el desarrollo de celdas solares de primera y segunda generación con más de cuarenta años de investigación son apenas de 21 (material semiconductor compuesto de cobre, indio, galio, selenio y telururo de cadmio) y 25 por ciento (silicio cristalino) aproximadamente, a nivel laboratorio.

En este contexto, las tecnologías de tercera generación han comenzado a crecer de manera importante en tan poco tiempo, pues constantemente se generan nuevas metodologías, nuevos materiales y nuevas alternativas para su desarrollo.

Jiménez González destacó la importancia de generar recursos humanos especializados en el desarrollo de celdas solares, situación que permitirá crear más proyectos de investigación y tecnológicos para el sector de las energías limpias del país.

Además del IER, el proyecto involucra la participación de investigadores de seis instituciones: el Centro de investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO), la Escuela Nacional de Estudios Superiores de la UNAM, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y la Universidad de Sonora (Unison).

 

Los meteorólogos estiman que sin duda el 2015 es el año más caluroso registrado hasta el momento.

WASHINGTON — Las noticias sobre nuevos récords de calor en la Tierra suenan desafortunadamente como un disco rayado.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) anunció el jueves que tanto el mes de agosto como este verano boreal pasado y los primeros ocho meses de 2015 rompieron marcas mundiales de calor.

Se trata de la quinta temporada de calor consecutiva y el cuarto mes seguido que imponen récords. Los meteorólogos creen que es casi seguro que 2015 eclipse al 2014 como el año más caliente registrado. Este año, seis de ocho meses han impuesto marcas en calor, siendo abril y enero los únicos meses en no hacerlo.

Desde 2000, la Tierra ha establecido récords mensuales de calor 30 veces y récords de calor en una estación en 11 ocasiones. La última vez que se batió un récord mensual para el frío fue en 1916. Los registros datan de 1880.

“Para los científicos, estos son sólo algunos puntos de datos más en una creciente lista extensa de récords superados debidos a las altas temperaturas”, dijo la científica climática Katharine Hayhoe, de Texas Tech, por correo electrónico. “Pero como individuos, esto supone otro recordatorio del impacto que tiene hoy en nuestro planeta un experimento sin precedentes que emprendimos sin saberlo, un experimento que comenzó con la Revolución Industrial”.

Los científicos atribuyen las últimas cifras a una combinación de cambio climático causado por el hombre y el fenómeno natural de El Niño, que calienta el área ecuatorial del océano Pacífico y afecta al clima en todo el planeta.

NO importa si es de noche o de dia, la energia solar puede ser aprovechada, ya existe la tecnología y ya está en construcción la primera planta solar de America Latina que suministrará energía las 24 horas.

Teniendo en cuenta los precios crecientes e inestables de los combustibles fósiles, la energía solar con almacenamiento no solo tiene sentido desde el punto de vista ambiental: tiene sentido desde el punto de vista económico para Chile y todos los paises del continente.

SolarReserve, líder de la industria en soluciones de energía solar y tecnología avanzada termosolar, anunció la expansión de sus actividades en Chile.

800 MW de energía solar, termosolar y fotovoltaica tendrá la primera planta solar en Chile que suministrará energía las 24 horas del día.

copiapó1

Utilizando la tecnología patentada de almacenamiento de energía térmica solar de SolarReserve, Copiapó Solar será la primera instalación de su tipo en Chile y la mayor central de energía solar en el mundo que puede suministrar energía en base, las 24 horas del día, confiable, limpia y no intermitente.

La tecnología del proyecto estará basada en el exitoso proyecto termosolar Crescent Dunes de SolarReserve en los Estados Unidos, cuya construcción ya se ha terminado y actualmente está en la fase de puesta en marcha.

El proyecto Copiapó Solar, en etapa final de desarrollo, estará compuesto por 2 torres de concentración con almacenamiento de energía, combinado con una central de energía solar fotovoltaica (PV). Este concepto de hibridación maximizará la producción de la central, entregando más de 1.700 GWh al año, con un precio de la energía altamente competitivo.

La central producirá hasta 260 MW de potencia firme en base, lo cual es crítico para el sector minero, operando con un elevado factor de capacidad y un porcentaje de disponibilidad igual a los de las centrales térmicas operadas con carbón.

FUente: REVE

0 484

Sara Sacal Rayek es una joven mexicana, emprendedora egresada de la Universidad Iberoamericana, de la licenciatura en Relaciones Internacionales, ella es la creadora de la marca Jhoga, una microempresa dedicada a la fabricación de calzado con PET ( tereftalato de polietileno).

Su primera temporada consta de tres modelos y veinte pares de zapatos, la segunda temporada ya está en proceso y constará de dos modelos y treinta pares de zapatos. Jhoga es una palabra de origen otomí, que significa: alegría y felicidad. Su pequeña fábrica se localiza en San Mateo Atenco.

Además de calzado hecho a base de tela fabricada con PET, Sara Sacal también está desarrollando una línea de bolsas de piel sintética reciclada que incorpora los bordados de la comunidad indígena de San Mateo. El reto principal es lograr que ese PET y piel sintética reciclados puedan unirse para formar cosas que sean a la vez bellas y funcionales.

450_1000

Las universidades en la actualidad tienen el compromiso de formar jóvenes que sean agentes de cambio, y lo que Sara pretende, es tener un impacto social positivo en su sociedad, y lo está logrando, prueba de ello es que ha obtenido el Premio Emprendedor Ibero por su proyecto catalogado como organización sin fin de lucro.

Otro mexicano que ha buscado hacer algo diferente en la industria del calzado es Jorge Castro,heredero de una familia de zapateros que son dueños de Calzado Castelo, Jorge soñaba desde niño en que hubiera un método más amigable con el medio ambiente para la producción de zapatos.

El aroma penetrante de los químicos y los pegamentos, le hacía pensar que algo tenía que hacerse de manera distinta. Ahora ya no es un niño, y está al frente de la empresa familiar, durante cuatro años desarrolló una idea para generar calzado que tuviera las tres R (Reutilizar, Reciclar, Reducir), y finalmente dio en el clavo y lanzó su colección Renovare en abril de 2014.

Calzado Castelo utiliza 7.5 botellas de PET para hacer un par de zapatos para dama y 15 botellas para hacer un par de caballero. El resultado es un calzado resistente, transpirable, que no guarda olores y se adapta al pie de quien lo usa, y además, cuando termina su vida útil puede reintegrarse a la línea de producción y ser otra vez un zapato que calce los pies de alguien.

El proceso utilizado por Jorge hace que sus zapatos estén construidos en un 95% por material reciclado y solo un 5% de material sintético y de despunte. Botellas de PET hay muchas, y mexicanos con ingenio también, los de hoy se han propuesto hacer algo que esté “a la altura del betún”, es decir, a los pies de los mexicanos, y aparentemente, lo están logrando.

Más información | Jhoga | Calzado Castelo

visítanos también en: