Inicio Destacadas Sea Orbiter: Dominando los mares con el laboratorio navegante

Sea Orbiter: Dominando los mares con el laboratorio navegante

Si nos vamos a porcentajes en realidad este planeta debería llamarse, Agua. Un territorio aún más grande y que falta explorar e investigar. Razonamiento que nos lleva a el SeaOrbiter, un novedoso proyecto obra del arquitecto francés Jacques Rougerie, un ‘capitán Nemo’ del siglo XXI. El SeaOrbiter representa otra forma de abordar el mundo submarino, una aventura humana y un sueño para miles de exploradores.

Tras casi treinta años de proyectos ligados fuertemente al mar y al espacio, el arquitecto ha evolucionado de sus iniciales casas submarinas (Galatea) o sus naves futuristas (Aquaspace) hasta el SeaOrbiter, que ya tiene incluso ‘padrino’: el Museo de la Marina de París, que ya acoge una maqueta del laboratorio submarino.

La construcción de esta moderna estación costará unos 25 millones de euros, en los que están incluidos los gastos de la primera misión: estudiar la corriente del Golfo, desde México hasta el norte del océano Atlántico.

El laboratorio será un barco de 51 metros de altura, de los que 31 estarán bajo el agua, y que recoge sugerencias de científicos como el explorador del mundo submarino Jacques Piccard, o el director del programa Nemo de la NASA, Bill Todd, que además quiere aprovechar las instalaciones para formar a los futuros astronautas.

El SeaOrbiter tendrá capacidad para que vivan y realicen su trabajo hasta 18 científicos, de los que ocho podrán permanecer grandes periodos de tiempo en la parte inferior del barco, que estará presurizada. Además, el Sea Orbiter tendrá una serie de robots submarinistas con capacidad para realizar inmersiones de hasta 600 metros de profundidad, así como cámaras de descomprensión para los científicos.

Aunque el laboratorio flotante tendrá motores de energía eléctrica para desplazarse, la idea inicial es que se desplace por su propia inercia y las corrientes marinas, para evitar que el ruido de los motores espante a ballenas y demás fauna acuática y que los científicos puedan realizar sus observaciones con calma.

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentario


*